El Hospital de Manises realiza los controles de agudeza visual en los centros de salud de La Hoya de Buñol

0
114

El Hospital de Manises, tras formar a los médicos y enfermeros de Atención Primaria en los centros de salud de las poblaciones de la Hoya de Buñol, ofrecerá un nuevo servicio de control y seguimiento de las cataratas en estos. De esta manera, busca mejorar los tiempos de atención a los pacientes con problemas de visión, evitar traslados de la población hasta el centro hospitalario y agilizar la resolución de las consultas.

El servicio forma parte de los proyectos de integración que el departamento está llevando a cabo entre la atención Especializada del hospital y la Primaria de los centros de salud, acercando así las especialidades a los ciudadanos del área

Además, se pretende potenciar la realización de los controles de agudeza visual necesarios para determinar en qué momento es preciso realizar la intervención, y tras la misma, ver la evolución, ya que las cataratas son la principal causa de la pérdida de visión entre los adultos.

“Existe una relación directa entre tener cataratas y la edad del paciente ya que el envejecimiento es la principal causa de esta patología. Podríamos decir que a partir de los 80 años, prácticamente el 100% de la población tiene cataratas, lo que no quiere decir que necesiten ser operadas”, ha señalado en este sentido Honorio Barranco, jefe del servicio de Oftalmología del Hospital de Manises.

Gracias a este proyecto, desde el centro de Atención Primaria los pacientes recibirán el control oftalmológico que necesitan.

Por un lado, habrá un seguimiento preoperatorio para establecer en qué momento preciso debe realizarse la intervención, que según las recomendaciones de la Agencia Valenciana de Salud debe hacerse ante una pérdida de visión del 50% o cuando por circunstancias personales o laborales se estime conveniente.

Y, por otro lado, habrá también un control postoperatorio pues, tras la intervención, los pacientes pueden notar peor visión.

El doctor Barranco ha explicado que “uno de cada cuatro operados de cataratas notan entre uno y tres años tras la operación un oscurecimiento en la visión debido a la proliferación de células en la cápsula posterior del cristalino. Si esto sucede se puede solucionar de forma sencilla mediante tratamiento láser, pero requiere un seguimiento por parte del médico de primaria para detectar la necesidad de aplicar este tratamiento”.

Esta iniciativa forma parte, además, del ambicioso proyecto de integración que la especialidad de Oftalmología tiene planteado para el departamento y que acercará a las poblaciones nuevos servicios especializados a partir de septiembre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here