El Hospital de Manises organiza un programa anual de apoyo a pacientes con dolor pélvico crónico

0
89

Manises. Hospital ManisesEl Hospital de Manises ha organizado un programa anual de apoyo a pacientes con dolor pélvico crónico. Se trata de personas, principalmente mujeres, que experimentan un importante dolor en la zona de la pelvis por un periodo de tiempo superior a seis meses. Este dolor, dependiendo de su grado, puede interferir en el trabajo, la actividad física, las relaciones sexuales, el sueño y la vida familiar, y también afectar a la salud física y mental del que lo padece.

Por eso, el hospital ofrece reuniones mensuales en las que diferentes profesionales resuelven dudas sobre la patología y su tratamiento, se realizan ejercicios para aprender a ejercitar el suelo pélvico y donde los pacientes pueden compartir experiencias y encontrar un punto de encuentro sobre la patología. “Queremos dar apoyo a estas personas que muchas veces se sienten un poco desamparadas y sin información después de haber visitado numerosos especialistas sin experimentar mejoría”, explica la doctora Teresa Pastor, uróloga del Hospital de Manises.

Y es que el dolor pélvico crónico puede deberse a diversos trastornos tales como alteraciones inflamatorias de la vejiga, próstata, uretra o testículos, problemas ginecológicos, rectales, alteraciones musculoesqueléticas, lesiones nerviosas o como consecuencia del parto o de alteraciones psicosexuales. “Independientemente del problema que ocasionó el dolor inicialmente, a menudo éste se perpetúa a pesar de haber eliminado la causa primaria, debido a contracturas musculares (lo que denominamos síndromes miofasciales) provocadas por el propio dolor”, argumenta Pastor.

En otras ocasiones, señala Pastor, son estas contracturas musculares, surgidas tras un traumatismo, una alteración psicosexual o una alteración esquelética, entre otras causas, las que provocan secundariamente un mal funcionamiento de las vísceras pélvicas. “Por eso es muy importante el abordaje multidisciplinar en el que intervenga la visión del urólogo, anestesiólogo, ginecólogo, cirujano general, el fisioterapeuta y el médico rehabilitador, y en ocasiones incluso el traumatólogo y el psicólogo”, añade la uróloga de Manises.

En  este sentido es fundamental el ejercicio físico. Para la doctora Pastor, “trabajar la zona pélvica mejora muchísimo el dolor porque ayuda a relajar el músculo y mejora su oxigenación”. Por eso, durante el taller los pacientes aprenden prácticos ejercicios que luego pueden hacer fácilmente en sus hogares.

Incidencia

Se calcula que un 4% de la población sufre esta patología que iguala en incidencia a la migraña o el asma. “Es por ello que tiene alto impacto en la calidad de vida de los afectados: muchas mujeres que presentan este dolor tienen que permanecer acostadas y en reposo y más de la mitad reduce sus actividades habituales. También hay que tener en cuenta que alrededor de un 1% de los afectados llega a consultar a un psicólogo”, concluye la doctora Pastor.

Esta patología tiene más incidencia entre el sexo femenino, aunque también existe un porcentaje de hombres que la padece.

Reuniones mensuales

Las reuniones son una iniciativa del servicio de Urología, y participan numerosos profesionales del Hospital de Manises entre ellos Felisa Cárdenas (enfermera especializada en urología) y Pilar Martínez (psicoterapeuta y paciente de dolor pélvico. El grupo de apoyo se reúne el primer lunes de cada mes. Se trata de un taller gratuito y abierto a cualquier persona con este tipo de patología. Además, se está poniendo en marcha un blog al que se podrá acceder desde la página web del hospital para que las personas interesadas puedan consultar toda la información.

En estas reuniones se aporta información y se comparten experiencias. Además, se desarrollan ejercicios de suelo pélvico, por lo que se fomenta que los participantes acudan con ropa cómoda y lleven una esterilla de yoga para practicar los ejercicios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here