Quantcast

El Hospital de Manises logra reducir un 50% sus emisiones de CO2

El Hospital de Manises y sus centros de salud y especialidades asociados han logrado una reducción del 50% en sus emisiones de CO2 desde 2013. “Un dato extraordinario que supera los objetivos iniciales previstos para 2015”, asegura Rafa Vañó, responsable de Mantenimiento e Infraestructuras del departamento de Salud de Manises.

Y es que la idea inicial era la reducción de un 20% de la huella de carbono en 2015 mediante el ahorro energético de los consumos de gas y electricidad, la compra verde de fuentes de energía renovable del 100% de la electricidad consumida en el área, la reducción de viajes de empresa y adquirir vehículos híbridos eléctricos para la atención domiciliaria, entre otras medidas.

El centro ha obtenido este buen resultado gracias a la puesta en marcha de un ambicioso plan de gestión sostenible que ha llevado a cabo, entre otras acciones, la sustitución del sistema de iluminación del hospital y centros de primaria por tecnología led, con consumos inferiores a la convencional. Además, también se ha sacado un alto rendimiento a la planta solar térmica del centro con el objetivo de reducir el consumo de gas natural en la generación de agua caliente sanitaria. La optimización de las placas fotovoltaicas ha sido otro factor de ahorro ya que alimentan durante 14 horas al día el consumo equivalente a toda la iluminación del hall principal del hospital.

Manises también ha sustituido los sistemas de climatización en los centros de atención primaria con equipos más eficientes con gases refrigerantes que son respetuosos con la capa de ozono. Además, ha instalado un sistema de monitorización en tiempo real de los principales consumos eléctricos de los 22 centros de trabajo distribuidos en las 14 poblaciones a las que da servicio el departamento de salud. “El seguimiento nos proporciona información de cómo y cuánto consumimos para poder optimizar horarios y consignas de funcionamiento”, explica Vañó. Así, además de la reducción de la huella de carbono, se ha logrado bajar un 16% el consumo energético global de toda el área.

En total, la inversión para esta mejora ha superado los 700.000 euros, entre sustitución de equipos e implementación de mejoras.

Certificaciones de calidad

La puesta en marcha de estas acciones responde a la estrategia de Responsabilidad Social Corporativa del departamento centradas en la idea de mantener más sano el planeta. La línea de trabajo en materia de RSC medioambiental, ha permitido al centro obtener importantes certificaciones. Así ha obtenido la ISO 50.001 de gestión energética y la ISO 14.604 de la huella de carbono. El Hospital de Manises también está adherido a la Red Global de Hospitales Verdes y Saludables, una comunidad mundial de hospitales, sistemas de salud y organizaciones que buscan reducir su huella ecológica y promover la salud ambiental pública.

Edificio sostenible

Además de todas las acciones puestas en marcha por el centro, cabe destacar que el propio edificio del Hospital de Manises ya se diseñó como una construcción sostenible ambientalmente gracias a su orientación, los materiales empleados, el tratamiento de la luz natural, los sensores de presencia, temporizadores, el sistema de control de iluminación y el sistema de gestión centralizada, que permite un mayor control y optimización de la instalación.

El edificio cuenta con un parque solar de 300 metros cuadrados, instalado en la cubierta del edificio, que permite generar aproximadamente 12.000 litros diarios de agua caliente sanitaria para autoconsumo. También cuenta con 250 captadores solares capaces de producir 40.000 Wp de energía eléctrica. Las amplias zonas ajardinadas del hospital, unos 10.000 metros cuadrados de los 55.000 metros cuadrados de la parcela, se riegan por goteo con el agua sobrante del uso sanitario, de los procesos de humidificación del aire, del agua pluvial y de las aguas sobrantes del proceso de ósmosis inversa que abastece el hospital. Para su almacenaje, existen dos aljibes. También el aparcamiento cuenta con ventilación natural.

Por último, está dotado de sistemas para evitar la contaminación cruzada y recuperar energía, así como de sensores para el bombeo de agua de refrigeración y calefacción. Los sistemas de distribución de aire por caudal variable, las calderas de alto rendimiento y los grupos enfriadores de alta eficiencia contribuyen también al ahorro energético.


 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *