El exgerente de Emarsa afirma que seguía las instrucciones de Enrique Crespo y que solo comprobaba algunos trabajos

0
79

El exgerente de la Empresa Metropolitana de Aguas Residuales de Valencia S.A. (Emarsa), Esteban Cuesta, ha afirmado este viernes ante el titular del juzgado de Instrucción número 15 de Valencia, encargado de investigar el presunto fraude en la gestión de la depuradora de Pinedo, que él se limitaba a seguir las instrucciones del expresidente de la Entidad Metropolitana de Recursos Hidráulicos (Emshi), Enrique Crespo -entidad propietaria de Emarsa-, y que solo comprobaba la realización de algunos de los trabajos.
Esteban Cuesta ha sido el primero de los nueve imputados en esta causa abierta por delitos de estafa, malversación y delitos societarios en estar citado para prestar declaración. Cuesta ha llegado a los juzgados pasadas las 9 horas, y ha estado prestando declaración durante aproximadamente cinco horas. En este tiempo, tan solo ha podido responder a las preguntas realizadas por el magistrado, lo que ha obligado a fijar otra nueva fecha de declaración para el lunes, día 10, a las 9.15 horas.

El exgerente ha tenido que responder este viernes a la forma de contratación, a la supervisión de los trabajos y a su relación con diferentes empresarios que realizaron supuestamente obras en la depuradora. También se le han ido exhibiendo diferentes facturas y contratos para comprobar las firmas y los cuños.

Respecto al papel que jugaba en este caso otro de los imputados, el exdirector financiero de Emarsa, Enrique Arnal, ha señalado que no era el que contrataba, ni el que recepcionaba mercancías ni el que firmaba los presupuestos, sino que lo que hacía era comprobar la correspondencia entre los albaranes, los presupuestos y la factura, y luego se lo pasaba para firmarlo.

Por otro lado, al ser preguntado en diferentes ocasiones por los motivos por los que contrató a algunas empresas, ha respondido que todo eso lo sabía Crespo a quien se le informaba de los contratos realizados, y luego daba indicaciones. También ha comentado que mantenía una media de seis reuniones al mes con él, y que de lo único que no le informaba era de pequeñas cantidades como de la factura de telefonía.

En esta línea, Cuesta, quien ha aclarado que comenzó su trabajo en Emarsa en julio de 2004 por su relación con Crespo, quien pertenecía a su mismo partido político (PP), ha indicado que todos los contratos y facturas iban a las cuentas generales para su auditoría, y que cuando éstas se aprobaban, se las mandaban a los representantes de los partidos políticos del consejo.

También ha indicado que a veces controlaba o supervisaba la realización de los trabajos realizados, aunque ha indicado que para ello había un departamento que controlaba la obra, la aportación del material y la obra bien hecha. En concreto, se ha referido al departamento de mantenimiento o al de explotación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here