El exgerente de Emarsa afirma que Enrique Crespo le ordenaba la compra de regalos aunque desconoce su destino

0
52

El exgerente de la Empresa Metropolitana de Aguas Residuales de Valencia S.A. (Emarsa), Esteban Cuesta, ha declarado por segundo día ante el titular del juzgado de Instrucción número 15 de Valencia que el actual alcalde de Manises y expresidente de la Entidad Metropolitana de Recursos Hidráulicos (Emshi), Enrique Crespo -entidad propietaria de Emarsa-, le ordenaba la compra de regalos y que no sabe para quién eran.
Cuesta ha prestado declaración ante el juez encargado de investigar el presunto fraude en la gestión de la depuradora de Pinedo, durante más de 6 horas, pero aún debe responder a preguntas de la fiscal encargada del caso de la acusación popular y de su letrado por lo que está citado nuevamente para el jueves por la tarde.

Esteban Cuesta es uno de los nueve imputados en esta causa abierta por delitos de estafa, malversación y delitos societarios en estar citado para prestar declaración. El origen del procedimiento fue una denuncia del PSPV en la Emshi en octubre de 2010, quien denunció que Emarsa acumulaba un déficit de al menos 16 millones de euros, además de contratos no justificados por valor de unos 32 millones.

En su primera declaración, el pasado viernes, el exgerente afirmó que él se limitaba a seguir las instrucciones de Enrique Crespo, y que solo comprobaba la realización de algunos de los trabajos. Este lunes ha insistido en que éste estaba informado “absolutamente de todo”.

Cuesta ha vuelto a explicar el proceso de contratación seguido en Emarsa, y ha indicado que en su mayoría eran renovaciones, pues la mayoría de las veces eran empresas que ya estaban allí antes de que él llegara, ha aseverado. Además, ha explicado que de forma trimestral, el exdirector financiero, Enrique Arnal, (también imputado), mandaba un balance de ingresos y gastos a Emshi, y al final lo hacía cada mes.

Para la aprobación de cuentas, según ha comentado, el Emshi mandaba unos auditores y después éstas se formulaban y se mandaban diez días antes a los representantes políticos del consejo. También ha comentado que recibía una “felicitación” por su gestión tanto por parte del Consejo de Administración como en las asambleas generales. En esta línea, ha repetido que Crespo ordenaba la contratación “de forma unilateral” de ciertas personas o empresas por su parte, y decía que eso “tenía que ser así”.

Esteban Cuesta también ha tenido que responder a varias facturas de entre 2006 y 2009 referidas a relojes, accesorios de automóvil, ordenadores personales, regalos de navidad, artículos de fotografía, telefonía e, incluso, viajes. Al respecto ha indicado que algunas llevaban su firma y otras no. También ha aclarado que estas compras estaban indicadas por Crespo.

Estos regalos, según ha añadido, se encargaban para el Consejo de Administración y para Crespo, que era el que los ordenaba y decidía a quien se mandaban. “Allí había catálogos de Mont blanc, de El Corte Inglés y Loewe, y el presidente elegía los regalos que había que comprar”, ha agregado en su declaración.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here