El equipo de dardos de Puçol se proclama por segunda vez campeón del mundo en Las Vegas

0
58

Amor Moreno ha vuelto a dar en la diana: regresa de Las Vegas como mejor jugadora mundial por parejas mixtas y subcampeona de selecciones nacionales. Y, además, no ha estado sola: Edu, Thais y Juan Huertas también han conseguido campeonatos y subcampeonatos ante 4.000 jugadores de todo el mundo.
Tras haberse proclamado en 1999 campeona del mundo por selecciones, Amor Moreno regresaba al mismo escenario, Las Vegas, para disputar un mundial mucho más complejo, con más categorías, con 4.000 jugadores distribuidos en la enorme sala de convenciones, donde había 400 máquinas y 18 niveles simultáneos.

Esta vez no iba sola. Su marido, Dani Huertas, también competía representando a la Asociación de Dardos Puçol, junto a Juan Huertas, Edu Sales, Mary, Vero y Thais. Para todos ellos era la primera vez y no iba a ser fácil: tres vuelos, 24 horas en avión, con escalas en Madrid y Filadelfia, para llegar a Las Vegas el sábado noche y, con jet lag incluido, a competir el domingo por la mañana.

Pero seis días seguidos lanzando dardos a las dianas dan para mucho y pronto fueron recuperando el tono y obteniendo mejores resultados, y los títulos no tardaron en llegar para Puçol, una pequeña población de la que la mayoría de los allí presentes jamás habían oído hablar y, por descontado, nadie se explicaba ese nivel mundial.

Juan Huertas se proclamó campeón mundial de Masters B, algo así como la 2ª división, el domingo por tarde. El martes, Amor Moreno y Edu Sales se proclamaban campeones del mundo en la categoría de parejas mixtas combo en Masters, la 1ª división mundial.

El miércoles, la selección femenina lograba el subcampeonato, perdiendo el desempate contra Alemania: Amor y Thais, ambas de Puçol, formaban la selección española junto a Asunción (de Granada) y Verónica (de Albacete).

El jueves, Thais y Juan Huertas lograban el subcampeonato de parejas mixtas 501, siempre en la división Masters. Mientras que Edu y Amor tenían que conformarse con la 5ª plaza, posición que repitieron el viernes en la categoría triples mixtos 501, con un equipo formado por Amor, Edu y Dani.

“Y aún tuvimos tiempo de ir a una boda de una pareja de dardistas de Ciudad Real y tener algo de tiempo libre para comprar el sábado”, recuerda Dani Huertas, quien pasó más tiempo mirando y de compras que compitiendo. “La primera vez aquello impresiona. Todo es muy grande, tenía problemas con el idioma, me dormía jugando a las máquinas y la comida era mala. Menos mal que al volver mi madre lo primero que nos hizo fue un puchero y cordero”.

“El año pasado arrasamos en el Campeonato de España, donde lo ganamos todo, incluida las plazas para el mundial”, recuerda Amor Moreno. “Comenzamos a buscar fondos para ir todos, porque la federación no cubre todo el viaje. Incluso nos ayudó el Ayuntamiento y fuimos pregoneros de las fiestas en septiembre. Pero en octubre llegó la operación de matriz. Seis meses de convalecencia que me impidieron competir a buen nivel en el nacional de este año, en Estepona. En Las Vegas todo ha ido a más y hemos logrado el campeonato del mundo por parejas mixtas, junto a Edu”, señala.
.

Ahora tienen dos nacionales más: la liga por Internet, que se celebra en Valencia del 1 al 3 de julio, y el de Huelva, que les dará una nueva oportunidad para acudir al mundial de Las Vegas 2012.

Mientras, entrenan y compiten en la cafetería Darós, un lugar agradable y amplio, donde los tratan de maravilla, aunque siguen pensando que unos campeones del mundo deberían disponer de un local municipal donde crear escuela, enseñar a los pequeños y exhibir sus trofeos mundiales. La sede compartida que tenían en el Mercado municipal es también un almacén y no es el lugar adecuado para llevar a los equipos que vienen de fuera a competir.

Aunque no desesperan, saben que algún día tendrán el local adecuado para contagiar su espíritu a los jóvenes de Puçol.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here