El efecto Pizzi continúa diluyéndose en vísperas de la visita al FC Barcelona

0
65

Valencia CF. RCD Espanyol. Jonas

El efecto Pizzi se diluye. Una única victoria –lograda en su debut- en 6 partidos. Este es el bagaje del técnico valencianista desde su llegada al equipo. Y el partido ante el RCD Espanyol es una muestra del actual Valencia CF, un equipo que navega sin rumbo por la medianía de la tabla y que fueron incapaces de imponerse al Espanyol en un partido con tantas ocasiones como errores defensivos, especialmente, en el área del Valencia.

Ni los cambios introducidos en la segunda parte por el técnico argentino, ni el empuje de la afición de Mestalla sirvieron para que el Valencia consiguiera una victoria tan importante como necesaria para no mirar de cerca la parte baja de la tabla.

El partido empezó con el gol del Espanyol. No había pasado un minuto cuando Córdoba recogió una asistencia de Sergio García para fusilar a Diego Alves dentro del área. Mestalla no daba crédito. Tocaba remontar de inicio.

Y el Valencia creyó, por lo menos hasta el final del primer tiempo. Parejo y Banega se pusieron el traje de faena y empezaron a distribuir el juego. Enrabietado por el gol tempranero de los pericos cinco minutos después el Valencia contestó con el empate. En una jugada bien elaborada del Valencia Banega picó suavemente por encima de los centrales del Espanyol para que Alcácer se reivindicara, una vez más, como nueve del Valencia y marcara el gol del empate.

La reacción espoleó a los de Pizzi, despertó a la grada y acorraló a los pericos en su área. Fueron minutos de ocasiones del conjunto blanquinegre. Fueron instantes de buen juego con un Valencia que entraba tanto por derecha como por izquierda gracias a la movilidad de Piatti y Paco Alcacer.  Así tras un córner forzado por el pequeñito delantero argentino daría origen a la remontada del Valencia. Piatti ejecutó el centro desde la esquina para que Jonas con potencia y con un gran salto volara para hacer de cabeza el 2-1. Otra vez el equipo creía tras sobreponerse y certificar la remontada en apenas treinta minutos.

Pero el Español perseveró, buscó su momento pese a dejarse dominar por el Valencia. Y en una ocasión sin aparente peligro, un derribo de Mathieu dentro del área iba a suponer el empate del equipo del vasco Aguirre. El central francés del Valencia derribó a Córdoba en un balón que el delantero colombiano se adelantó dentro del área. El central blanquinegre estiró sus largas piernas a destiempo y cometió un penalti tan claro como absurdo. Sergio García lo ejecutó y puso la igualada al filo del primer tiempo.

Sin reacción

En la reanudación el Valencia no pudo con el Espanyol. El equipo blanquinegre acorraló a los pericos. Una ocasión clara de Alcacer que no pudo concretar un buen servicio de Joao. Un derechazo de Jonás que se perdió por poco o un chutazo de Michel – que había entrado por Banega- no fueron suficientes para perforar la meta de Casilla.

Aguirre aplicó la medicina que toman todos los rivales cuando vienen a Mestalla. El conjunto perico le dio el balón al Valencia para buscar la contra y sacar algo positivo. Y a punto estuvieron de llevarse los tres puntos los blanquiazules pero el desgaste de sujetar al Valencia hizo mella en el equipo visitante.

Y todo hubiera cambiado si el colegiado Fernández Borbalán hubiese decretado un clamoroso y claro penalti por manos de Fuentes tras un disparo de Jonás. Ni el asistente ni el colegiado del colegio andaluz vieron las claras manos del defensa del Espanyol. Los últimos minutos el Valencia se diluyó, sin ideas, sin brío y con la sensación de derrota en Mestalla. Al final un empate y gracias. Y la semana que viene visita al Nou Camp para jugar contra el FC Barcelona.

Hortanoticias | Francisco Estellés |  @siskoestelles www.semprevalencia.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here