El director Álex de la Iglesia preestrena su nueva película en Paterna, donde rodó parte de ‘El bar’

0
1009

Enmarcada en el ciclo ‘Los preestrenos del Festival de Cine Antonio Ferrandis’, hoy se ha preestrenado en Paterna la nueva película de Álex de la Iglesia, El bar. El renombrado director ha visitado esta tarde los cines Kinépolis donde se proyecta su última cinta ante de su estreno oficial en toda España el próximo 24 de marzo. Una película rodada en parte en los estudios Galaxia de Paterna y que ha contado con fondos de la Generalitat.

A primera hora de la tarde, se celebraba el pase de prensa para, después, mantener el director un encuentro con los medios de comunicación a los que ha desvelado algunos secretos del proceso creativo, de las intenciones de los personajes y del mensaje de la película. El bar narra el devenir de ocho personajes atrapados en un café ubicado en el centro de Madrid.

Entre los actores escogidos, algunos recurrentes en la obra de De la Iglesia como Terele Pávez, Blanca Suárez o Mario Casas. Junto a ellos, Carmen Machi, Secun de la Rosa y Jaime Ordóñez.

El director ha confesado que mientras escribía el guión ya pensaba qué actor o actriz quería que encarnara a ese personaje aunque otros los descubrió después como a Alejandro Awada, que lo vio en la serie El Clan y decidió contar con él para la película.

Tras siete semanas de rodaje, concluyeron la grabación en Paterna hace justo un año, el 19 de marzo de 2016. Aunque en los estudios de Fuente del Jarro tan solo rodaron una semana, el realizador ha asegurado haberse sentido muy a gusto por el buen equipo y los medios de que dispone Galaxia. Allí se grabaron las escenas del segundo acto de la película, cuando los personajes se encuentran en el sótano del café, un reto que supuso construir un enorme decorado de 10 metros para poder reflejar las diferentes alturas.

Al límite

Como en otras cintas suyas, la trama de El bar discurre en un espacio y en un tiempo muy determinado lo que, para De la Iglesia, resulta un reto para la dirección pues, ha dicho, “lo más sencillo es la narración cinematográfica habitual en la que se pasa de un personaje a otro, de un tiempo a otro y de un escenario a otro y lo que ocurre entre medias se presupone”. El director de La comunidad, sin embargo, opta por todo lo contrario, mantener la narración en el mismo espacio y con los mismos personajes todo el tiempo asumiendo el reto que supone retratar la evolución minuto a minuto de la situación.

Una situación extrema -también como en otras películas de su filmografía- que lleva a los personajes al límite donde las apariencias y las caretas ya no pueden tapar quiénes son realmente. En ese sentido, Álex de la Iglesia ha reconocido su preferencia por el teatro clásico en el que los mismos personajes se mantenían sobre el escenario y evolucionaban a lo largo de la obra. Cinco o seis personajes que viven una tragedia y a los que, si se les encierra en un espacio que cada vez se hace más asfixiante, puedes amplificar hasta niveles grotescos sus rasgos, sus personalidades.

Esa es una de las razones por las que eligió un bar para contar esta historia pero, la principal, es porque siempre los ha considerado “microcosmos” en los que no nos importa estar pegados -casi rozándonos- con un desconocido mientras le contamos intimidades al camarero sin importarnos quién nos esté escuchando.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here