El Consell podría comenzar en 2017 el nuevo colector de pluviales que evitaría las inundaciones en Burjassot, Godella y Rocafort

0
170

reunión colector burjassot,  godella,  rocafort (2)Objetivo 2017. Las alcaldesas de Rocafort y Godella, Amparo Sampedro y Eva Sanchis, y el alcalde de Burjassot, Rafa García, han escuchado de boca del director general de Aguas de la Conselleria de Agricultura, Manuel Aldeguer, que el colector de pluviales que evitaría las inundaciones en los tres municipios es una prioridad para el nuevo Consell y podría comenzar a construirse en 2017.

Unos dos años, aproximadamente, para que sea una realidad un proyecto que está pendiente de financiación desde 2006. En un principio, esa obra se iba a ejecutar junto al soterramiento de las vías del metro a su paso por Burjassot y Godella pero la paralización de ese proyecto implicó que el colector quedara en el aire. En 2012 se intentó desvincular un proyecto de otro pero la crisis económica ya había hecho mella en la administración autonómica y los 17 millones de coste que tiene el colector nunca llegaron.

Ahora, y tras las fuertes lluvias del pasado domingo que volvieron a causar graves problemas en los tres municipios, los munícipes han conseguido el compromiso de la Generalitat de dar prioridad a este colector de aguas pluviales que recoge las precipitaciones de los tres municipios y los encauza hasta el barranco del Palmaret.

El director general, después de estudiar los informes presentados por los respectivos alcaldes, y ver la gravedad de las inundaciones sufridas estas pasadas semanas, ha confirmado la voluntad de la Generalitat de priorizar esta obra e impulsarla para poner fin a esta problemática. Aldeguer también ha expresado que en la actualidad “la situación económica no es boyante, pero tenemos el objetivo de priorizar esta obra, y buscar entre todos una solución, incluida la búsqueda de financiación complementaria, bien a través de los fondos Feder, o bien a través de la propia Confederación Hidrográfica del Júcar. Estamos en disposición de enviar a los ayuntamientos afectados el proyecto modificado en el plazo de un mes, para que sea aprobado por los plenos municipales, ya que hay que actualizar la valoración económica del mismo y la modificación planteada en el año 2012 que separa la construcción del colector del soterramiento de las vías del tren a su paso por Burjassot y Godella”.

Una vez realizado el trámite administrativo del proyecto, que se calcula que tiene un coste que ronda los 17 millones de euros, y vista la voluntad de ejecutarlo, el siguiente paso será la consignación presupuestaria e iniciar los trámites de las expropiaciones que fueran necesarias durante el año 2016. “Podemos tener un horizonte de posible inicio de trabajo en torno al año 2017 –ha señalado Aldeguer–, hay que realizar primero los trabajos de expropiación, dotar el proyecto final y, finalmente, realizarlo como se considere técnicamente, ya que abarca tres municipios, y es un proyecto grande y en algunas partes, como en Burjassot y Godella, complicado”.

Tanto la alcaldesa de Godella como el alcalde de Burjassot, han valorado la reunión que han calificado de “satisfactoria”, “positiva” y “fructífera”. Según García, “después de años de paralización, vemos la disposición a llevar a buen puerto la obra. Será un proceso largo y dificultoso pero lo que vemos son las ganas de priorizar y de solventar problemas, de poner en marcha la solución definitiva, y eso es lo más importante”.

El alcalde de Burjassot ha explicado, además, que una vez estén terminadas las reuniones técnicas y se reciba el proyecto definitivo en el Ayuntamiento, tiene previsto informar de forma minuciosa a los barrios afectados y a la Federación de Vecinos para que sean conocedores en más profundidad del proyecto.

Los alcaldes, junto con el Director General, van a solicitar ahora una reunión conjunta con la Confederación Hidrográfica del Júcar para exponer el proyecto que les afecta en la parte rural, y así poder contar también con posibles fuentes de financiación complementarias.

A continuación, la alcaldesa de Rocafort y la de Godella han visitado junto a los técnicos de ambos municipios, de la Generalitat y el propio director general, algunas de las zonas más conflictivas, fundamentalmente las limítrofes entre ambas poblaciones como el Barranco dels Frares y la instalación de rejillas trámex de la entrada de Rocafort. “En el momento en el que empieza a llover, por poco que sea, esta zona pierde por completo la adherencia y se convierte en un punto de constantes accidentes, fundamentalmente, para motociclistas”, ha comentado Amparo Sampedro. La instalación, que sí cumple con su cometido de absorber gran parte de las aguas que, de otro modo, se embalsarían en esa zona, será revisada por los técnicos de la Conselleria y de los ayuntamientos de Rocafort y de Godella con el fin de evitar más accidentes; una solución que, según el director general “no sería demasiado costosa ni técnica ni económicamente”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here