El Ayuntamiento necesita despedir a 41 trabajadores para cumplir con el Plan de Estabilidad Presupuestaria

0
89

Según el concejal de Hacienda, Juan José Gimeno, se trata de una medida “dolorosa pero inevitable” para adecuar el gasto en personal a la rebaja de los ingresos y lograr que esta partida no supere el 36 por ciento del presupuesto municipal, tal y como recomienza el Plan de Estabilidad aprobado en 2008.
Gimeno ha explicado a Hortanoticias que en el momento en que el interventor municipal redactó el citado plan, el gasto del Consistorio en personal “rondaba el 56 por ciento” del presupuesto municipal, una partida que se ha ido reduciendo en los últimos dos años y medio a través de la amortización de plazas derivadas de jubilaciones y prejubilaciones o mediante la reducción “al mínimo” de las horas extra.

Sin embargo, se ha llegado a un punto, según el edil, en el que la reducción de las despensas requiere del recorte de la plantilla de personal laboral del Ayuntamiento, integrada por 75 trabajadores.

En un principio, se trabajó con la posibilidad de despedir a medio centenar de empleados, pero tras una vuelta de tuerca al gasto en servicios municipales y un nuevo ajuste en gastos adicionales, el número de despidos planteados en estos momentos es de 41, el 54 por ciento de la plantilla laboral.

“Hasta el último minuto vamos a intentar ver hasta dónde se puede reducir esta cifra, pero estamos llegando al final de nuestras posibilidades”, ha señalado Gimeno.

Gimeno: “En dos o tres semanas se dará el último vistazo”

El edil ha señalado, asimismo, que las negociaciones sobre este punto encaran ya su recta final y que “en dos o tres semanas” podría concretarse oficialmente la reducción de plantilla, que permitirá al Ayuntamiento “adecuarse a su dimensión actual” y “no gastar más de lo que ingresa”.

“Estamos llegando al final, se están agotando las posibilidades y lo que no hemos conseguido en cinco o seis meses, no vamos a conseguirlo ahora”, ha apuntado el edil en relación a la posibilidad de que finalmente pudiera reducirse de nuevo el número de ceses.

“Bajas temporales”

Asimismo, Gimeno ha querido resaltar que el Consistorio “explorará” la posibilidad de que los despidos no sean definitivos, sino temporales, dentro de un sistema de “prestación-empleo-prestación” que permita recuperar los contratos en un futuro si las condiciones económicas lo permiten.

Mientras tanto, los despidos se traducirán en una “reestructuración y aminoración” de algunos de los servicios prestados por el Consistorio que éste no tiene, por Ley, la obligación de ofrecer.
“Mientras el presupuesto tiene cierto nivel, hemos dado servicios superiores a los que tenemos la obligación de dar, pero hemos sufrido una caída de los ingresos de golpe, fundamentalmente de los derivados de operaciones urbanísticas y de las transferencias del Estado”, ha lamentado Gimeno.

Según consta en el Plan de Estabilidad, la deuda del Consistorio se aproxima a los 18 millones de euros. FCC es el principal acreedor, con una deuda que ronda los 10 millones y la Emtre, encargada del tratamiento de residuos, ha denunciado al Ayuntamiento por el impago de 2, 6 millones. Asimismo, también debe 3, 5 millones a Lubasa y un millón de euros a Aguas de Valencia.© Ana V. de las Heras/Hortanoticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here