El Ayuntamiento cierra el paso por Santa Bárbara “aislando” a los vecinos de la Bonaigua

0
83

El pleno del Ayuntamiento de Rocafort, con los únicos votos a favor del PP, aprobó el pasado mes de octubre una modificación del PGOU que permitía el cierre del vial público que atraviesa Santa Bárbara concediéndole un estatus de urbanización privada. Hace unos días, la modificación se hizo oficial y el Consistorio cerró la calle al tráfico rodado. Ahora, deberá enfrentarse a un recurso presentado por los vecinos de la Bonaigua que consideran que han sido discriminados y han quedado aislados del núcleo urbano.
El vial que atraviesa Santa Bárbara era utilizado por los habitantes de la urbanización y, también, por sus vecinos de la Bonaigua y por los de Godella que veían en la citada calle una forma rápida de llegar al casco urbano de Rocafort.

Son estos últimos usuarios los que han criticado la decisión del equipo de Gobierno de cerrar el vial que achacan, según explican, a los intereses particulares de los vecinos de Santa Bárbara que buscan conseguir más seguridad eliminando esta vía de paso.

Desde mediados del mes de febrero, antes de que se hiciera oficial la modificación con su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia (lo cual tuvo lugar el 2 de marzo) el Consistorio instaló maceteros para restringir el paso de vehículos de cuatro ruedas por esta calle. La decisión ha motivado a la Asociación de Vecinos de la Bonaigua ha reafirmarse en su recurso presentado ante los tribunales contra la modificación que consideran “discriminatoria”.

Alegaciones

La modificación, que se aprobó provisionalmente en febrero de 2008 ha recibido alegaciones del Ayuntamiento de Godella, del PSPV de Rocafort, de los vecinos de la fase III de Santa Bárbara, usuarios también de la vía, vecinos de la Bonaigua y otros ciudadanos del municipio. Sin embargo, todas ellas fueron desestimadas y la modificación se aprobó con los votos a favor del PP y en contra del PSPV el pasado mes de octubre.

Aunque la modificación puntual, instigada por la urbanización civil Parque Santabárbara, se justifica en la necesidad de anular una zona verde a cambio de otra, más grande, para evitar a las arcas municipales el pago de una expropiación, los remitentes de las alegaciones coincidían mayoritariamente en la denuncia de la supresión del paso público que atravesaba la urbanización y conectaba con el casco urbano.

No sólo para llegar a Rocafort, sino también para utilizar los servicios de Santa Bárbara, como comercios, iglesia o el autobús municipal, la vía servía al resto de vecinos del municipio. En ese sentido, basan su crítica en que el cierre del vial les obliga a salir a la carretera de Bétera, uno de los puntos negros de la red viaria de la provincia de Valencia, con la peligrosidad que ello implica.

En la desestimación de las alegaciones, sin embargo, los técnicos municipales advertían de que es más peligroso que una vía secundaria o interior, como era la que ha sido suprimida, soportara un volumen de tráfico para el que no estaba diseñada pues su función original era llegar a las parcelas de la urbanización. Por ello, apuntaban que resulta lógico que todo ese tráfico rodado sea asumido por una carretera general como es la de Bétera.

Intervención provincial

Aunque en las alegaciones se pidió en varias ocasiones la intervención de la Diputación de Valencia, esta se rechazó argumentando que no era competente en este caso. Pero, al mismo tiempo, el informe que propone la aprobación de la modificación definitiva se apoya en el proyecto de la institución provincial, con un presupuesto superior a los 8 millones de euros, de la construcción en la carretera de Bétera de “varias rotondas que mejorarán la circulación de vehículos por dicha vía y, en consecuencia, su seguridad, dotándola de elementos de distribución” e interconexión entre las distintas urbanizaciones ubicadas a ambos lados de la carretera.

De hecho, en un punto del informe se llega a afirmar que la supresión del paso inferior de esta carretera no se llevará a cabo “hasta tanto en cuanto dichas previsiones –por las de la Diputación- no se hagan realidad”. Sin embargo, el citado paso inferior lleva años cerrado, según fuentes socialistas, que insisten en que en ese caso, el Ayuntamiento ni si quiera esperó a aprobar una modificación puntual del PGOU.

Esta cuestión reafirma la teoría del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de que esta actuación responde a una concesión del equipo de Gobierno a los intereses particulares de una urbanización como Santa Bárbara, “discriminando y perjudicando al resto de vecinos”.

Lo cierto es que el Consistorio ha llevado a cabo el cierre de la vía que conectaba la Bonaigua con Santa Bárbara sin esperar a que se haya ejecutado el proyecto de la carretera de Bétera que pretende mejorar su seguridad. Y esta obligación impuesta a los habituales usuarios de esta calle de utilizar una de las vías con mayor índice de accidentes de la provincia ha llevado una modificación puntual del Plan General hasta los tribunales mientras, de momento, el paso por Santa Bárbara queda cerrado al tráfico rodado. © Celia Dubal/Hortanoticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here