El alcalde expedienta y suspende temporalmente a la interventora municipal que salió escoltada del Ayuntamiento por agentes de la Policía Local

0
97

El alcalde de Mislata, Manuel Corredera, por Decreto de Alcaldía, ha suspendido temporalmente de sus funciones a la interventora municipal después de notificarle que se le iba a abrir un expediente disciplinario. El PSPV y EU acusaron a Corredera de supenderla por sus informes en los que “pone en duda la legalidad” de un contrato de concesión de obra a la empresa Lubasa para la concesión de obra para la construcción y explotación de cuatro aparcamientos subterráneos de vehículos.
Hace unos meses, el equipo de Gobierno aprobó la creación de un nuevo puesto de viceinterventor, un hecho que generó suspicacias entre los grupos de la oposición que vieron en la iniciativa un intento de situar a alguien de su confianza en un área donde la máxima responsable había puesto en duda su gestión en varias ocasiones.

Según el Decreto de Alcaldía al que ha tenido acceso Hortanoticias.com, las razones que llevan al equipo de Gobierno a tomar esta decisión pasan por considera que determinadas actuaciones de la interventora pueden constituir incumplimiento de las funciones de su puesto de trabajo o funciones encomendadas y desobediencia abierta a las instrucciones de sus superiores.

Una de las actuaciones que pueden constituir incumplimiento de sus funciones es que en el expediente de resolución del contrato con Lubasa, elaboró un primer informe en el que no contenía objeciones y un segundo en el que alegaba alguna sugerencia que se recogió en la propuesta rectificada. Sin embargo, después de su aprobación en el pleno del 23 de julio de 2009, elaboró un nuevo informe conteniendo reparos no manifestados con anterioridad.

Asimismo, el alcalde alega que la interventora se negó a cumplir ese mismo acuerdo plenario de aprobación de convenio y primer pago de la liquidación del contrato, así como las instrucciones expresas de la Alcaldía en ese sentido. También menciona la negativa a emitir informes en materia de personal a pesar de que existen numerosos expedientes paralizados por informes ambiguos de Intervención.

Supuesto desalojo policial

Las reacciones a esta decisión, notificada a la interesada alrededor de las 14.00 horas, no se han hecho esperar y tanto el PSPV-PSOE como EU han denunciado la manera de proceder del alcalde ya que, aseguran, hasta seis agentes de la Policía Local se han personado en el despacho de la interventora para obligarle a desalojarlo impidiéndole que se llevara ningún tipo de documentación, siempre según la versión de PSPV y EU ya que el PP no ha querido pronunciarse en este sentido.

Según cuentan testigos presenciales, los agentes han llegado acompañados de un cerrajero dispuesto a cambiar la cerradura del despacho de la interventora en cuanto ella saliera. La trabajadora ha solicitado entonces la presencia de su abogado y de un notario que levantara acta.

Al parecer, la hasta ahora interventora municipal de Mislata piensa recurrir la decisión aunque, para ello, precisaba de documentación propia que se encontraba en su despacho. Tras insistir su abogado, Alcaldía ha dado marcha atrás y ha permitido que entrara en su despacho esta tarde para recoger sus cosas y los documentos que precisaba.

Sin embargo, la primera intención de hacer personarse a los agentes en su despacho era evitar que se llevara ningún documento, según aseguran desde el grupo municipal socialista del Ayuntamiento, quienes hablan también de “seguimiento policial” y “decisión dictatorial”.

Ante la decisión del alcalde de Mislata de suspender temporalmente de sus funciones a la interventora municipal, los socialistas de Mislata, a través del secretario general, Carlos Fernández Bielsa, han sido contundentes y han advertido de que “no van a callar por decreto a quienes estamos defendiendo el dinero de los ciudadanos, a quienes denunciamos el derroche y el despilfarro del PP y a quienes hemos denunciado, una y otra vez, el gran pelotazo del PP con los aparcamientos de Lubasa”.

La interpetació que el grup municipal d’EU fa de l’expedient disciplinari obert a la interventora té com a base que ha sigut, per al PP, una rèmora en els seus interessos i en la manera de governar Mislata. Segons la formació política, el PP tracta de crear una ‘situació administrativa’ que li siga més còmoda o més dòcil que no l’actual.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here