Dolors Carrasquilla continuará su huelga de hambre pese a que los médicos le recomiendan abandonar por su grave estado de salud

0
94

Los médicos han recomendado a Dolors Carrasquilla, la mujer afectada por una infección crónica del hueso que el pasado 11 de marzo inició una huelga de hambre para exigir que le concedan el grado de “gran incapacidad”, que abandone la protesta debido a su grave estado de salud, algo a lo que ella se ha negado.

Carrasquilla se encadenó el 6 de marzo entre el Palau de la Generalitat y la plaza de la Virgen de Valencia y, cinco días después, inició una huelga de hambre para reclamar al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) volver al grado de invalidez que le rebajaron en 2010, cuando llegó a la Comunitat Valenciana desde Cataluña.

Según ha informado a través de un comunicado el “Grupo de apoyo a Loly. Por el respeto, la dignidad y la justicia”, la dependiente corre un “alto riesgo” si continúa con la huelga de hambre.

Carrasquilla ha decidido continuar su protesta aunque una de las médicos que la atendían ha decidido no continuar apoyándola ante la negativa de la paciente a abandonar la huelga de hambre.

Esta doctora, Isabel Mas, ha advertido del “serio peligro” que corre la vida de la dependiente, opinión con la que coincide otro de los médicos que realizan el seguimiento a la mujer, Juan Carlos Falcó, quien ha asegurado que la huelga de hambre podría tener “consecuencias irreversibles” para ella.

Este facultativo ha recomendado a Carrasquilla que abandone la huelga de hambre, como máximo en 4 ó 5 días.

Carrasquilla, por su parte, ha agradecido los servicios prestados de ambos médicos de forma desinteresada y entiende su preocupación, aunque ha pedido comprensión sobre su decisión de mantenerse firme en no abandonar la huelga de hambre.

La dependiente ha mostrado su asombro ante la “indiferencia” por parte de las autoridades a la hora de atender sus reivindicaciones.

Ha anunciado que, en caso de que fallezca, ha dejado “órdenes expresas” de que se antepongan denuncias penales contra quienes considera responsables de que no se le haya reconocida la “gran invalidez”.

Carrasquilla ha aludido así al conseller de Sanidad, José Manuel Llombart, a quien ha reprochado que no le haya contestado a su solicitud de audiencia 15 días después, y a la directora provincial del INSS, Susana Lejarreta.

El portavoz del grupo de apoyo a la dependiente, Javier Hernández, ha defendido las reivindicaciones de Carrasquilla como “son claras y justas”, ya que el derecho de gran incapacidad “no puede ser revocado o reducido si no hay mejoría”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here