Desmantelada una banda de asaltantes de comercios y repartidores de comida a domicilio en diversas poblaciones de l’Horta Sud

0
18

La Guardia Civil ha detenido a veinte personas e imputado a otras seis, integrantes de una banda dedicada al asalto de establecimientos comerciales y de repartidores de comida a domicilio en diversas poblaciones de l´Horta Sud. Según un comunicado de la Guardia Civil, la operación Zam Zam comenzó hace varios meses al investigarse una serie de robos en establecimientos comerciales y asaltos violentos a repartidores en las poblaciones de Silla, Picassent y alrededores.

La operación ha permitido esclarecer hasta el momento más de 28 hechos delictivos, la mayoría robos con violencia e intimidación con armas de fuego y contra las personas.

Además, la Guardia Civil ha intervenido cuatro armas cortas, pasamontañas, gorros, guantes y bridas utilizados en los asaltos y material sustraído como un ciclomotor, un teléfono móvil, un televisor, radios cd’s y gran cantidad de herramientas.

Los detenidos, algunos de ellos menores de edad, asaltaban a los repartidores llamando desde cabinas y dando direcciones falsas mientras esperaban ocultos en las inmediaciones atracándoles esgrimiendo armas, con pasamontañas y con violencia.

Realizaban estudios previos de los establecimientos a asaltar, cometiendo los asaltos con armas y pasamontañas con clientes en el interior de los mismos, entre otros supermercados, Telepizza, videoclubs, locutorios y bares, incluyendo algún domicilio maniatando a sus moradores.

Como resultado de las investigaciones, la Guardia Civil ha detenido a 20 personas (todos españoles salvo un saharaui con pasaporte argelino) y la imputación de otras 6 por delitos de robos con violencia, detención ilegal, robos con fuerza, sustracción de vehículos, receptación y encubrimiento entre otros.

La organización delictiva estaba estructurada de manera jerárquica, existiendo dos líderes, uno de ellos menor, y otras personas encargadas del apoyo logístico.

Los dirigentes, planificaban, coordinaban y dinamizaban la actividad delictiva de los grupos, quedando bajo su control toda la actividad delictiva de la banda.

Cuando alguno de los grupos iba a cometer un atraco o hecho delictivo, el jefe les proveía de las armas necesarias y una vez cometido el delito, de nuevo se las retiraba.

El menor era el encargado de materializar sobre el terreno las distintas acciones delictivas, todo ello tras pactar las instrucciones con el otro jefe de la banda que era partícipe activo de las mismas.

Por otro lado existía una trama encargada de dar apoyo logístico al grupo desde la vertiente de la guarda de las armas de fuego, así como dar refugio a los delincuentes y permitirles ocultar los efectos de los delitos.

Durante los asaltos, los autores utilizaban pasamontañas, guantes, ropa con capuchas y armas con las que intimidaban a las victimas amenazándolas y agrediéndolas si era necesario hasta conseguir sus objetivos.

Las investigaciones continúan abiertas para lograr el total esclarecimiento de los hechos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here