Desarticulada una banda que operaba en Valencia y l’Horta por defraudar 500.000 euros con falsas ofertas en Internet

0
117

policia-nacionalo_thumb

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado en Valencia una organización que defraudó a nivel internacional más de 500.000 euros con falsas ofertas en Internet y han detenido a 12 personas, entre ellas el líder del grupo, según un comunicado de la Dirección General de la Policía.

Según las fuentes, los detenidos, de nacionalidad rumana, ofertaban, a través de conocidas webs de compraventa de productos o en páginas ficticias creadas por ellos mismos todo tipo de productos y servicios inexistentes, desde la venta de móviles y ordenadores hasta alquileres vacacionales u ofertas de trabajo.

Los detenidos abrieron más de 150 cuentas bancarias en la ciudad de Valencia y en localidades limítrofes con identidades falsas, donde recibían las transferencias por la venta de los inexistentes artículos, dinero que posteriormente retiraban en cajeros automáticos y sacaban de España mediante trasferencias online o personalmente y en efectivo, en viajes a su país de origen.

Entre los detenidos se encuentran el líder de la trama, sus tres colaboradores más directos y los “muleros” que abrían cuentas en las que recibían los pagos por la venta de los productos o servicios.

La investigación se inició hace un año y medio tras varias denuncias en las que, al parecer, diversos individuos de nacionalidad rumana estaban abriendo cuantas bancarias en diferentes sucursales de la provincia de Valencia con documentación falsa, principalmente a través de cartas de identidad rumanas y francesas.

En dichas cuentas se recibían multitud de transferencias e ingresos bancarios, procedentes de diferentes puntos del territorio español y de distintos países europeos.

Los agentes averiguaron que detrás de estas transferencias se encontraba un grupo, perfectamente organizado y jerarquizado, que ofrecía en conocidas páginas web dedicadas a la compra venta de productos, o, en ocasiones, en páginas ficticias que simulaban ser empresas de reconocido prestigio, todo tipo de productos y servicios.

Ofertas que iban desde la venta de un teléfono móvil u ordenador, hasta el alquiler de un apartamento en una ciudad importante de Europa, u ofertas de trabajo como cuidador de niños en países extranjeros.

Tras recibir la solicitud de compra por alguna persona, contactaban con ellos a través de correos electrónicos gratuitos basados en web, lo que les permitía no tener que pagar por el dominio y poder conectarse desde cualquier ordenador y lugar -locutorios, cibercafés o redes wifi publicas- para intercambiar mensajes con las víctimas del fraude, lo que dificultaba su localización.

Cerrada la compra, solicitaban la transferencia del dinero a través de una cuenta bancaria que previamente habían abierto con documentación falsa.

En el transcurso de la investigación los agentes detectaron que las cuentas bancarias falsas siempre eran abiertas en sucursales de diferentes entidades bancarias de la ciudad de Valencia o en zonas limítrofes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here