Derriban una construcción rehabilitada y usada por un colectivo de jóvenes de Godella para actividades sociales y culturales

0
2945

La Figa Tendra era, hasta hace cinco días, un espacio de encuentro de jóvenes de Godella donde se realizaban actividades culturales, talleres, se cultivaban hortalizas y se organizaban charlas, debates y asambleas. La Figa Tendra era una construcción levantada en una parcela considerada de uso agrícola, abandonada y rehabilitada por este mismo colectivo para darle un uso social.

Sin embargo, esa parcela es de propiedad privada y dada la calificación del suelo como no urbanizable de uso agrícola según el Plan General de Godella, sus propietarios, una empresa constructora, ha tenido luz verde para llevar a cabo el derribo de esta casa. Lo hizo el 31 de marzo y, desde entonces, el colectivo que gestionaba la Figa Tendra está en pie de guerra, entre otras cosas, porque el Ayuntamiento, ante el cual se concentró el pasado lunes, no le avisó de la fecha del derribo, según asegura este grupo de jóvenes.

El colectivo, según ha informado en sus redes sociales, está dispuesto a seguir con las reivindicaciones para conseguir un espacio donde seguir desarrollando su labor de manera autogestionada. Una intención que no casa con el uso de espacios municipales, donde deberían regirse por horarios y concesiones administrativas, como les ha ofrecido el equipo de Gobierno tras iniciar los propietarios de la parcela, hace meses, el proceso para derribar la Figa Tendra.

Indignados porque el derribo por sorpresa conllevo la pérdida de diverso material y, además, la vida de algunos animales que residían allí, según han denunciado, el lunes se concentraron en la puerta del Ayuntamiento y la propia alcaldesa, Eva Sanchis, bajó a departir con ellos y a explicarles, según ha informado hoy el Ayuntamiento, que el Gobierno municipal tenía que conceder la licencia de derribo porque se trata de una parcela privada y al no tratarse de una construcción protegida, de lo contrario, argumentan, hubieran caído en un delito de prevaricación.

Así, desde el Gobierno municipal insisten en que se han limitado a cumplir con la legalidad y han señalado que la concesión de la licencia se aprobó por unanimidad en la Junta de Gobierno del 16 de marzo y con todos los informes de los técnicos a favor.

Con todo, el Consistorio, tras cumplir los términos legales estipulados, insisten, envió a los propietarios de la parcela, la empresa Promociones CAGISA, SL, la licencia de derribo el 24 de marzo, documento que fue recibido por la mercantil el día 29 de ese mismo mes y, el 31 de marzo, se realizó el derribo. El Ayuntamiento, según ha informado, no recibió el acuse de recibo hasta ayer 4 de abril.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here