De flores a cenizas

0
77

Las Fallas 2010 apuran sus últimos cartuchos. Entre sentimientos encontrados del que ve llegar el final de una buena etapa e inicia una nueva dispuesto a convertirla en la mejor, las vírgenes van vistiendo sus mantos y los ‘pirotecnics’ van confeccionando su traca final. Las ofrendas ponen el punto y final a los programas oficiales y dejan paso al día de Sant Josep, a la irremediable ‘cremà’ y a las cenizas sobre las que se asentarán las Fallas 2011.
Alrededor de 480 monumentos en llamas iluminarán la noche del 19 en la comarca de l’Horta entre pólvora de los castillos, lágrimas de fallero y alegría por el inicio de un nuevo ejercicio. Antes, los miles de falleros que viven en los municipios de l’Horta, han desfilado desde el pasado día 16 hasta la mañana del mismo día 19 para honrar a la Virgen de los Desamparados, a la del Don, a la de la Cabeza…Miles de claveles cosen los últimos detalles de sus vestidos que lucirán durante, al menos, el fin de semana para el disfrute de propios y extraños.

El municipio de Quart de Poblet será el último en celebrar la tradicional ofrenda, el acto más emotivo de cuantos llenan la agenda fallera, y es que la localidad que preside Carmen Martínez celebra la ofrenda en la mañana del día de San José, a partir de las 11.45 horas, en la parroquia de la Purísima Concepción.

Las Fallas 2010 dejan algunos damnificados por la falta de compromiso de los artistas. Entre ellos, la comisión mislatera de Quint-Pizarro que pudo superar su pobre monumento infantil gracias a la solidaridad de las fallas de Mislata que les cedieron algunos ninots que poder quemar en San José.

Sorpresas en las entregas de premios, la emoción de la ofrenda y mucha, mucha diversión salpicada de cierta crítica social en algunos monumentos que han sido reconocidos, sobretodo, por las agrupaciones socialistas de varios municipios como Moncada y Catarroja.

Honrando el fuego

Tras la ofrenda y la comida en familia del día del padre, los falleros se quitan los trajes regionales y se enfundan el equipaje de guerra para la noche grande de las fiestas josefinas. Tras una cena con toda la comisión, los 240 monumentos infantiles que han poblado durante cinco días las calles de la comarca serán pasto de las llamas en apenas unos minutos ante la atenta e inocente mirada de los ‘falleritos’.

Después, y cuando los bomberos encargados de mantener la seguridad en todas las fallas han dado su visto bueno, comienza la ‘cremà’ de un año de trabajo, de un año de ilusiones y preparativos y de cinco días de fiesta pero sobre sus cenizas comienzan a cimentarse el mismo día 20 las Fallas 2011.

Entre tanto, toneladas de basura recogidas en tiempo récord, los últimos comentarios sobre los malos tragos con artistas poco cumplidores o sobre la satisfacción de un primer premio, dejan paso, poco a poco, a la normalidad, al tráfico, al silencio nocturno y a los preparativos del próximo año. © Celia Dubal/Hortanoticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here