Quantcast

Cuídennos, porque el día que no estemos se dará cuenta

El fin de semana nos sorprendía con una noticia muy triste, la muerte de un chofer de camión que estaba enfermo dentro de su cabina en un área de descanso, solo, sin nadie que se diese cuenta que se había marchado para siempre.

Vivimos en una sociedad que no reacciona ante los toques de atención de un sector tan importante como es el sector del transporte por carretera, hemos sido apartados por la sociedad, que ha estigmatizado a los hombres y mujeres que devoran kilómetros como quien se bebe un vaso de agua, han marginado a aquellos que están sacrificando sus vidas en pro de una hacer la vida más fácil a los demás, han denostado a todos aquellos que hacen posible que un día a primera hora se pueda ir a por pan o se pueda comprar leche para desayunar.

Y el problema más grande que tenemos es que cada vez los ataques por parte de todo mundo son cada vez más profundos, ya no importa, como antes hemos señalado, que un hombre muera en su cabina, no importa que asesinen a otro chofer por defender los pallets o que los que siguen trabajando lo hagan comiendo en el cajón de su vehículo, durmiendo cada noche sin saber que les deparara su descanso, sabiendo que cada vez que enciende el motor de su tractora están poniendo en juego su vida, y eso a esta sociedad no le importa.

Porque lo único que le importa es ser felices, cubrir sus necesidades y ganar el suficiente dinero para seguir escalando posiciones en una sociedad que, aunque muchos lo nieguen, está totalmente jerarquizada y en la que en el último escalafón están los conductores de camión.

Cuídennos, porque el día que no estemos, el día que deje de existir esta profesión, se darán cuenta que la luz no llega a sus casas, que sus neveras están vacías, que cuando vayan al supermercado no hay nada que comprar y, ¿Saben qué? Que no podrán seguir con sus vidas.

Cuídennos, porque el día que no estemos, saldrán a la calle sin tener nada que hacer, no podrán ir a trabajar porque en el trabajo no habrá nada que hacer, porque las materias primas no llegaran y ustedes dejaran de trabajar.

Cuídennos, porque el día que no estemos, nos echaran de menos y se darán cuenta que sin esos locos que van días y días a los mandos de un volante han sacrificado sus vidas, sus familias y su tiempo en hacer que sus vidas sean más fáciles.

Cuídennos porque nosotros estamos dispuestos a sacrificarlo todo por cuidarlos a ustedes.

Xabi Jiménez. Periodista. Ganador de la III edición del Certamen #TuitrelatoHN. Categoría El Puig.


 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *