Cuando ganar unas elecciones lo es todo

0
221

La situación que vive el Partido Socialista Obrero Español siempre ha sido un buen tema para el periodismo político, tanto en épocas doradas como en las aciagas. Desde hace unos meses, la vida interna del PSOE está dando mucho que hablar.

PSOE Comité Federal

Los constantes amagos de Susana Díaz para presentar su candidatura a la secretaría general y la aparición en escena de Patxi López, pronostican que el congreso que el partido ha convocado para el mes de junio sea de todo menos aburrido.

Y es que Díaz, con toda seguridad, alentada por el aparato del partido, finalmente dará el paso y presentará su candidatura. No olvidemos tampoco a Pedro Sánchez, que aunque no está en primera línea, sí que dispone de buena parte del apoyo de la militancia de base y de algunos barones regionales.

El PSOE lleva varios años en crisis, creo que eso no lo puede poner en duda nadie. Sin embargo, desde aquel Comité Federal de octubre, parece que los socialistas españoles han entrado en barrena. Hace años que el PSOE abandonó la senda de la izquierda para quedarse en la del “centro”, dejando su espacio electoral natural cada vez más reducido en pos de esa “responsabilidad de gobierno” que desde hace años el aparato del partido enarbola como excusa para no ser lo que es, un partido socialdemócrata.

Sin embargo, no deberíamos olvidar la parte coyuntural de esas crisis periódicas que los partidos políticos de hoy en día siempre sufren, y que va ligada a ganar o no las elecciones. En el ideario de las formaciones políticas siempre encontraremos que la victoria electoral y el consecuente acceso al poder es un medio para poder cambiar las cosas.

Sin embargo, la lectura a nivel interno es otra: el poder cose al partido, y la derrota lo hace girones. Las derrotas que año tras año va cosechando el PSOE están provocando que ese socialismo que encandiló a millones de personas en la década de los 80 del pasado siglo sea historia. ¿Se imaginan si tras las elecciones de diciembre de 2015, PSOE y el resto de las fuerzas políticas de izquierdas se hubieran puesto de acuerdo y hubieran formado un gobierno de coalición? Casi con toda seguridad, hoy estaríamos hablando de otra cosa, y el partido en crisis sería el Partido Popular.

Probablemente, el sector crítico del PP, ahora en silencio, golpearía a Mariano Rajoy y a los suyos con virulencia. A los crípticos mensajes de José María Aznar se uniría gente como Esperanza Aguirre y algún que otro peso pesado de tiempos pasados, y todos pondrían el liderazgo de Rajoy en entredicho. La mayoría de la opinión mediática diría que el PP no tiene proyecto para España, que la oposición que hace no es constructiva y que está más preocupado por resolver sus problemas internos. ¿Les suena de algo todo esto? Es el argumentario de la derecha mediática y buena parte de líderes del PP hasta hace bien poco.

A Podemos le comienza a pasar algo parecido, si bien no al nivel de los partidos más grandes. Las diferencias entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón por ver cómo ha de ser el partido -un tema no menor habida cuenta de la incompatibilidad de las esas mismas propuestas- ya no se resolverá en ‘petit comité’, sino que la presión mediática y el respaldo que ha acumulado Podemos en su corta vida ha cambiado la manera de funcionar de la formación morada. La aspiración del partido de Iglesias es la de ganar las elecciones en España, convertirse en la fuerza hegemónica de la izquierda en España y gobernar. Nada más, y nada menos.

Los líos internos de Podemos lo dibuja como un partido político más. En parte es cierto. Habrá que ver lo que sucede en el Congreso convocado para febrero para saber cuál es el Podemos que habrá en los próximos años en España. Con todo, la formación morada deberá tener cuidado, ya que aspirar a lo máximo cuando eres un recién llegado crea unas altas expectativas y, como consecuencia, una gran frustración si no alcanzas el éxito que puede llevar a Iglesias y los suyos a consumirse en peleas internas.

Raúl Tárrega Moya | Periodista | @RaulTarrega | Creador del blog Desde mi Butaca

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here