Creatividad e innovación se implantarán en plena Horta Nord de la mano de El Molí Lab

0
1082

Ubicado en pleno corazón de l’Horta Nord de Valencia, ha abierto sus puertas un nuevo espacio diseñado para fomentar la creatividad, la innovación y el trabajo colaborativo, desde donde potenciar cualquier tipo de proyecto profesional personal o de equipo: El Molí Lab.

Este espacio, polivalente y singular, se encuentra ubicado en la antigua alquería del Molí Canyars, sobre la acequia de Tormos y frente a la acequia de Rascanya, dos de las nueve acequias que forman parte del Tribunal de las Aguas de Valencia.

El Molí Lab ocupa una superficie de 3.000 metros cuadrados en un entorno agrícola que incluye: un espacio de trabajo compartido con 40 puestos, fijos y flexibles; varias salas de reuniones, una sala multiusos con capacidad para 50 personas; un patio interior, dos terrazas exteriores -a poniente y a levante- una zona de minihuertos; y parking para coches, ciclomotores y bicicletas. Se encuentra en un entorno privilegiado donde se puede caminar, correr, ir en bicicleta o practicar cualquier actividad física.

Los promotores de esta iniciativa privada quieren convertir a El Molí Lab en el hub creativo y espacio de referencia en l’Horta Nord para autónomos, freelances, emprendedores y startups que buscan un entorno de trabajo distinto, lejos del bullicio de la ciudad, aunque al mismo tiempo cerca y en contacto con el lado más agrícola de Valencia.

En palabras de Mónica Muñoz, co-fundadora y directora de El Molí Lab, su objetivo es el de “atraer talento local y, por qué no, también el internacional, prestando especial atención a proyectos del sector agrotech, de la agricultura, la cultura y el ocio sostenible. Además, entre nuestras misiones se encuentra el generar una agenda de eventos atractiva para crear una comunidad de profesionales que compartan estos principios”,

Para Muñoz, lo que diferencia al Moli Lab sobre otras iniciativas de coworking es el entorno donde está ubicado, “el sabor de lo agrícola y la huerta, pero con todas las facilidades y ventajas de un coworking”. 

El tipo de empresario o emprendedor de El Molí Lab debe ser, según su directora, “todo aquel que busque un espacio creativo, que emprenda con proyectos sostenibles, que disfrute de estar en un entorno singular, fuera del bullicio de la ciudad, rodeado de naturaleza.  También todos aquellos emprendedores que estén buscando generar sinergias con el resto de miembros de la comunidad de El Molí Lab, ya que no somos solo un espacio de trabajo compartido, sino que queremos fomentar la colaboración entre las personas que desarrollan su actividad aquí”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here