Corredera suspende el pleno durante 45 minutos al filo de la medianoche por los gritos del público pidiendo su dimisión

0
53

El equipo de Gobierno de Mislata una de las épocas más convulsas en sus ocho años al frente del Consistorio. En el pleno ordinario del mes de octubre, y después de que decenas de vecinos invadieran el salón con pancartas pidiendo su dimisión arengados por la situación de la sanidad mislatera, el alcalde, Manuel Corredera, al filo de la medianoche, decidió suspender la sesión plenaria durante 45 minutos.
Eran las 23.40 horas y se debatía una moción del grupo del PP sobre los Presupuestos Generales del Estado para 2010. En el salón de plenos, según aseguran desde EU, “sólo quedaban seis vecinos” cuando Corredera, cansado de las continuas intervenciones, comentarios, aplausos y abucheos del público durante la sesión plenaria, decidió suspenderla durante 45 minutos.
Finalmente, y según las versiones de EU y PSPV, el equipo de Gobierno tardó más en volver al salón de plenos y los grupos de la oposición decidieron marcharse puesto que el punto que se estaba debatiendo era el último de la orden del día.

EU: “crisis de liderazgo y de gestión”

Para el concejal de EU, Salvador García de la Mota, la actitud de Corredera en el pleno “demuestra que este Ayuntamiento sufre una crisis de liderazgo y de gestión incuestionables. Una crisis que se vive bajo la sobra del escándalo del caso Gürtel y de la presunta implicación en el mismo de la empresa Lubasa”.

Para García de la Mota, “Corredera debería dar explicaciones de las razones que le llevaron a paralizar un Pleno al que sólo le quedaban pocos minutos para su finalización y, que sin consultar con los portavoces de los grupos políticos, suspendía durante 45 minutos (que luego se alargarían), cuando el publico presente se reducía a seis personas”.

Asimismo, advierte de que, o bien el alcalde, o bien su portavoz, Vicente García, “tendrían que explicar los informes contradictorios presentados por Intervención y Secretaria el mismo día del pleno y que ponen de manifiesto las irregularidades que se detectaron en la documentación presentada para la desafectación de las parcelas de subsuelo de los aparcamientos”, uno de los puntos del orden del día.

Para el concejal de EUPV, lo ocurrido en el pleno evidencia “el proceso de deterioro de la política municipal que encabeza un alcalde, Corredera, que se encuentra inmerso en una crisis generalizada estrictamente local por su falta de autoridad y su incapacidad para organizar la gestión municipal. Una crisis de autoridad en la gestión del día a día que el enfrentamiento interdepartamental e informes cruzados. La crisis interna del propio grupo municipal del PP y de su partido”.

Del mismo modo, ha citado la “crisis vecinal que pone de manifiesto el desencuentro con los representantes vecinales, en materia de sanidad, pero que venía precedido del tema de subida de impuestos (IBI) y de las consecuencias indeseadas de la gestión económica de la crisis de los aparcamientos”.

PSPV: “fue una rabieta infantil”

Para el concejal del PSPV Carlos Fernández Bielsa, “no es de recibo que un alcalde de una población tan importante como Mislata demuestre este tipo de actitudes tan infantiles”. Los socialistas aseguran que la decisión fue “desmedida, inoportuna y provocó que los vecinos tuvieran que marcharse a sus casas sin conocer la respuesta del partido socialista ante las críticas del PP a los Presupuestos Generales del Estado para 2010”.

Fernández Bielsa calentó al equipo de gobierno municipal en su primera intervención. Les pidió “que se preocupen más de los problemas de los ciudadanos de Mislata y no culpen de todo al gobierno del presidente Rodríguez Zapatero”. Durante su intervención nombró muchos de los problemas que están suponiendo “la ristra de fracasos permanentes del gobierno municipal del PP: el socavón de Músico Ibars, la privatización de la sanidad mediante el hospital de Manises, la descomunal subida de impuestos o el aumento desorbitado de las facturas del agua por incluir una tasa de basuras”.

Esta respuesta animó a los vecinos a pedir la dimisión de Corredera e interrumpir al portavoz popular, Vicente García. “El alcalde, como de costumbre, fue más benevolente con el portavoz de su grupo que con los demás partidos”, aseguran desde el PSOE.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here