Condenado a cinco años y medio de prisión el ex recaudador de Benetússer por apropiarse indebidamente de más de 550.000 euros

0
250
(Foto: www.benetusserhoy.com)
(Foto: www.benetusserhoy.com)

La sección cuarta de la Audiencia Provincial de Valencia ha condenado a Vicente Esteve Esteve a cinco años y seis meses de prisión, a la inhabilitación absoluta por 12 años y a la indemnización al Ayuntamiento de Benetússer en la cantidad de 554.668, 25 euros, equivalente a la cantidad malversada, más los intereses. Esteve ha sido condenado por un delito de malversación de fondos públicos cuando ejercía la labor de recaudador de tributos en este Consistorio de l’Horta.

Según la sentencia hecha pública hoy por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana, queda probado que Vicente Esteve se adjudicó, entre el año 2000 y el 2011, un total de 554.668 euros de los impuestos y tasas que los vecinos de Benetússer pagaban en metálico.

Durante todos los años que ejerció como recaudador, se mantuvo junto al sistema de pago por domiciliación bancaria el sistema de recaudación en efectivo, en el cual los contribuyentes pagaban en metálico al acusado, en la oficina que tenía habilitada en el edificio consistorial, la cuantía del tributo en cuestión y este les entregaba el correspondiente recibo del pago.

Desde el año 2000, el acusado empezó a apropiarse sistemáticamente y en cuantía cada vez mayor de parte de esas cantidades que recibió en vez de ingresarlas en la cuenta bancaria del Ayuntamiento, como estaba obligado.

Para evitar que el tesorero del Ayuntamiento, el secretario y el interventor, a los que debía presentar la cuenta de recaudación periódicamente, se dieran cuenta de que había sustraído esas cantidades, en las relaciones certificadas de deudores que presentaba al Ayuntamiento, hacía contar como impagados recibos de tributos que habían sido pagados por los contribuyentes mediante domiciliación bancaria y aportaba con la relación los documentos de esos recibos de pagos domiciliados que no habían sido remitidos a los contribuyentes ni reclamados por estos ya que disponían de justificante bancario del pago.

La suma de recibos que declaraba impagados, pese a que lo habían sido, equivalía a la suma de cantidades recibidas en efectivo de otros contribuyentes de la que el acusado se había apropiado.

En octubre de 2010 se adjudicó el servicio de colaboración en la gestión recaudatoria del Ayuntamiento a otra empresa y en enero de 2011, cuando esta empresa empezó a prestar este servicio, se descubrieron y denunciaron los hechos. Ese mismo mes, el acusado viajó a Colombia y se instaló allí, de dónde fue extraditado a España por esta causa.

La cantidad total de los tributos y multas del os que el acusado se apropió asciende a 555.538 euros. De ellos, en el año 2000 se apropió de 4.845 euros; en el 2001, de 12.705 euros; en el 2002, de 21.521 euros; en 2003, de 27.382; en 2004, de 27.852; en 2005, de 29.448; en 2006, de 27.624; en 2007, de 23.938 euros; en 2008, de 130.549; en 2009, de 31.042 euros y en 2010, de 220.627 euros.

Según la sentencia, los hechos probados son constitutivos de un delito continuado de malversación de caudales públicos por lo que ha sido condenado a cinco años y medio de prisión, a la inhabilitación absoluta durante 12 años, a pagar las costas del juicio y a indemnizar al Ayuntamiento con el equivalente a la cantidad malversada más los intereses.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here