Compromís per Paterna denuncia el caso de un anciano desatendido por la “burocracia” de los Servicios Sociales

La concejal de Compromís per Paterna Dolores Guillem ha tomado la iniciativa en un caso de emergencia social en el municipio que puso en conocimiento de los Servicios Sociales del Ayuntamiento en noviembre. Más de un mes después, el grupo de la oposición ha denunciado la demora en la intervención de los recursos municipales en casos de evidente urgencia.

En concreto, Guillem se personó en los Servicios Sociales para advertir del caso de Ramón, un anciano que vive en un edificio de la zona centro de Paterna y que, con evidentes signos de demencia, ha sufrido el corte de los suministros de agua y luz. Cuando la edil de Compromís fue conocedora de su situación, y con el consentimiento de Ramón, puso el caso en manos de Servicios Sociales.

Era noviembre y los funcionarios del área le informaron de que la persona encargada de llevar esa zona estaba de baja y que, por lo tanto, no había nadie que pudiera hacerse cargo de Ramón. Los mismos trabajadores se quejaron a la concejala del hecho que no se cubrieran las bajas de los trabajadoras sociales. La concejala de Compromís constató, entonces, que no se estaba cumpliendo el acuerdo plenario tomado por unanimidad en el Pleno extraordinario del pasado 17 de septiembre y que preveía la dotación de 82.500 euros para hacer frente a emergencias sociales cómo el caso del señor Ramón.

Un mes más tarde, Dolores Guillem, todavía no ha conseguido que el Ayuntamiento se implique. Desde concejalía de Servicios Sociales, le dicen que le están enviando notificaciones para que de permiso a los trabajadores sociales a actuar y que Ramón no les abre la puerta y los insulta desde dentro de su casa. “No podemos hacer nada si él no se deja ayudar”, fue la frase del concejal encargado de Servicios Sociales.

“La situación parece sacada de una novela de Kafka: el Ayuntamiento no actúa con una persona con sus facultades mentales alteradas porque, cómo tiene las facultades mentales alteradas no firma el visto bueno para la actuación municipal”, señalan desde Compromís.

Sin embargo, Guillem, quien ha establecido una relación de confianza con Ramón, para buscar una salida a esta situación se ofreció a hacer de intermediaria entre el ayuntamiento y Ramón. “Pero a día de hoy la maquinaria burocrática del ayuntamiento pesa más que la parte humana y Ramón continúa desatendido”, denuncia la concejala para quien “quizás el sistema esté mal diseñado, quizás este Ayuntamiento no funcione como es debido y no esté garantizando la vida digna de su población, pero la realidad, la cruda realidad, es que el señor Ramón ha pasado una Navidad sin luz, sin agua, solo… Mirando desde su silla un mundo que ya le resulta incomprensible y ajeno. Por desgracia, esta pesadilla navideña no afecta sólo a Ramón, afecta a muchos vecinos y vecinas de nuestro pueblo sin que desde el Ayuntamiento se esté haciendo absolutamente nada”.


 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *