Comienzan, tras ocho años de espera, las obras de adecuación del Camí de l’Orba entre Alfafar y Benetússer

0
84


Junto al secretario autonómico, han visitado la zona el alcalde de Alfafar, Emilio Muñoz, y la primera edil de Benetússer, Eva Sanz, que ya presentaron en 2002 un proyecto a la Conselleria para la reforma del la vía. Sin embargo, tras seis años de espera, las transformaciones que había sufrido la zona hicieron inservible el proyecto.

En 2008, ambos Consistorios volvieron a la carga con la presentación de un nuevo proyecto ante Infraestructuras y, ya en 2009, ambos municipios se unieron para solicitar a la Conselleria de Economía que incluyera estas actuaciones en el Plan Confianza de la Generalitat.

En su intervención, el alcalde de Alfafar ha mostrado su “gran satisfacción” por el inicio de los trabajos y ha destacado que los vecinos y vecinas han tenido que sufrir “durante demasiado tiempo el polvo, los hoyos y las molestias derivadas del lamentable estado de esta vía”.

Por su parte, la alcaldesa de Benetússer ha recordado la necesidad de la reforma de una avenida “totalmente anacrónica en el siglo XX”, que pondrá fin a “los baches, barrizales y polvo que la ciudadanía de esta zona todavía sufre para convertirlo en un bulevar moderno, accesible y adecuado a las necesidades de la ciudadanía”.

Mejora de las comunicaciones

Durante el acto, Sánchez-Barcáiztegui ha resaltado que las obras en el Camí de l’Orba “van a mejorar las comunicaciones y accesos entre las poblaciones de Alfafar y Benetússer”, al tiempo que ha subrayado la importancia de esta vía urbana “y muy necesaria” que conecta la avenida del Sur con el antiguo Camino Real de Madrid.

En este sentido, ha recordado la “gran apuesta” realizada por la Generalitat para crear vías que fomenten modos de transporte alternativos y ha explicado que esta carretera contará, tras las obras, con calzadas para la circulación de vehículos y zona de aparcamiento, con una acera peatonal y un carril-bici, que conectará en el futuro con una ronda verde del área metropolitana de Valencia.

En la actualidad, el estado de la vía es muy deficiente, con un tramo sin asfaltar, falta de aceras en algunos casos, alumbrado insuficiente y hoyos que dificultan la circulación, especialmente en los días de lluvia.

Carril bici ininterrumpido

Las obras consisten fundamentalmente en la ejecución de una calzada de cuatro metros de ancho en cada sentido de circulación, separadas por una mediana central de anchura variable, y de aceras en ambos lados, dotadas de alcorques, con una anchura no inferior a tres metros.

También se ejecutará un carril-bici ininterrumpido, adosado a la acera del lado de Benetússer, de tres metros de anchura. En función del espacio disponible en cada tramo se realizarán franjas longitudinales de aparcamiento, en cordón o en batería, adosadas a la mediana o a las aceras.

La actuación incluye la instalación de alumbrado a lo largo de todo el vial, con puntos de luz dobles dispuestos en la mediana, así como la sustitución de la instalación semafórica existente en la intersección con el Camino Real de Madrid, adaptándola a la nueva geometría de la avenida de l’Orba, pero sin modificar ni el diseño ni las fases y tiempos de la semaforización actual.

Finalmente, se llevarán a cabo diversas actuaciones complementarias, como la instalación de algunos elementos de mobiliario urbano (bancos y aparcamientos para bicicletas) o la pintura y señalización vertical del nuevo viario.© Hortanoticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here