Comienzan las obras del nuevo eje viario de las calles 133 y 238 tras consensuar el proyecto con los vecinos

0
31

El Ayuntamiento de Paterna ha iniciado las obras de urbanización de las calles 133 y 238 de La Canyada, tras llegar a un acuerdo con los vecinos de la zona que ha permitido ajustar el proyecto a las necesidades planteadas por los afectados. De este modo, y realizando los cambios consensuados, han podido iniciarse las obras de creación del nuevo eje viario que dará alternativa a la calle 29 como principal vía de entrada y salida del barrio para el tránsito rodado, minorando los atascos puntuales en dicha calle.
Dos fueron las principales demandas vecinales para aceptar el proyecto: que las obras supongan la menor reducción posible de la zona verde que bordea la calle 133 y dar solución a los problemas de inundación en casos de lluvia torrencial. Con estas premisas, los técnicos municipales buscaron soluciones de forma que la ejecución de las obras fuera compatible con la voluntad de los vecinos más afectados por dicha actuación.

Respecto al primer problema planteado se ha procedido a modificar el proyecto eliminando el aparcamiento en cordón en el lado de la zona verde y manteniéndolo exclusivamente en el de las viviendas. Únicamente se creará una zona de aparcamiento en batería frente al número 20 de dicha calle. Dicha zona de aparcamiento quedará integrada en la zona verde de modo que no sea necesario llevar a cabo la tala de ningún árbol.

Incluso el borde de la calzada se adaptará en lo posible al perímetro del parque para evitar la tala de ejemplares de árboles. Además, con el objetivo de reducir en lo posible el ancho de la calzada, pero manteniendo siempre las distancias exigibles por cuestión de seguridad vial, se ha procedido a eliminar el seto central que según el proyecto inicial dividía los dos sentidos de la calzada. Con idéntico objetivo se integrará el carril bici dentro de la zona verde, de modo que no suponga ensanchar la calzada.

Respecto al drenaje de las aguas pluviales, el proyecto supondrá precisamente acabar con un problema histórico de los vecinos que tienen sus viviendas entre la calle 133 y el club social Peñacañada y que ven como sus sótanos se inundan con frecuencia cuando se producen lluvias torrenciales.

La solución supone la ejecución de un colector que en algunas zonas se hará en superficie y posteriormente entubado, maximizando el tamaño del mismo y evitando así problemas de sobrecarga. La zona es especialmente conflictiva porque es muy plana y recibe aguas de diversas cuencas e incluso de San Antonio de Benagéber. Por otro lado, se aprovechará la eliminación de determinadas partidas presupuestarias del proyecto para incrementar la mejora de aceras y calzadas en las calles del entorno.

De este modo, se ha materializado la promesa realizada a los vecinos el pasado 13 de octubre, cuando se les indicó por parte del concejal de Obras y delegado del barrio de La Canyada que “no es intención del Ayuntamiento hacer nada en contra del deseo de los vecinos”. Desde el Ayuntamiento se ha defendido que el proyecto es muy positivo para mejorar la circulación en el barrio, más aún cuando se cuenta con una importante subvención para llevarlo a cabo a través del Plan de Inversión Productiva de la Generalitat. Las obras cuentan con un presupuesto de 2, 5 millones de euros y un plazo aproximado de ejecución de cuatro meses.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here