Comienza la recolección de la chufa en la que se prevé una producción cercana a los 8 millones de kilos

0
30

Con casi mes y medio de retraso debido a las lluvias de los meses de octubre y noviembre, se ha iniciado en la comarca de l’Horta Nord la recolección de la chufa, que se extenderá, previsiblemente, hasta más allá del mes de febrero. Este retraso, sumado a la buena sazón del terreno, ha dado lugar a que la actividad estos días esté siendo frenética. Se prevé que la producción total alcance los 8 millones de kilos.
Esta campaña está marcada por el importante incremento en la superficie dedicada al cultivo de la chufa, cercano al 40%, lo que invierte la tendencia negativa de los últimos años. Desde el Consejo Regulador atribuyen este incremento al mayor precio percibido por los agricultores el pasado año (54 céntimos/Kg de chufa tierna, frente a los 36 céntimos, en la campaña 09/10 y los 42 céntimos, en la 10/11).

El Consejo Regulador estima una producción cercana a los 8 millones de kilos de chufa tierna, de los cuales, más del 90% estarán amparados por la denominación de origen Chufa de Valencia. También se prevé un incremento del precio de la chufa a percibir por el productor, a tenor de las transacciones realizadas previamente al inicio de la campaña de recolección.

Para el presidente del Consejo Regulador, Francesc Espinosa, “la denominación de origen es una herramienta fundamental con la que cuenta el sector para proteger, promocionar y distinguir la chufa de Valencia de chufas de países terceros cuya calidad y sabor son muy inferiores”.

Asimismo, ha animado al consumidor a que busque y demande el logotipo de la Denominación de Origen en la horchata, única garantía de que se ha elaborado con chufa valenciana. “La apuesta por este sello de garantía es, además, una apuesta por mantener la agricultura y el entorno medioambiental de la zona en la que se produce” asegura Espinosa.

La chufa se cultiva en 16 términos municipales de la comarca valenciana de l’Horta Nord en los que se dan unas condiciones climáticas y de suelo determinantes que la convierten en la única zona de Europa en la que se produce este singular tubérculo.

Asimismo, junto con la recolección de la chufa, se inicia su secado. Se trata de un proceso artesanal, lento (nunca inferior a 3 meses) y cuidadoso, mediante el cual el tubérculo pierde el 40 % de humedad y que confiere a la Chufa de Valencia la calidad y sabor que la distingue y diferencia de la chufa de procedencia foránea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here