Comienza el juicio contra el acusado de matar a Carolina Planells

0
40

El juicio contra Mohamed A., el hombre acusado de matar en enero de 2009 a puñaladas a la joven de 23 años Carolina Planells en Paiporta y de herir a su amiga, se ha fijado para mañana, martes, a las 10.00 horas, en la sección segunda de la Audiencia Provincial de Valencia.
El suceso tuvo lugar en la noche del 11 de enero, sobre las 23.30 horas. El acusado se desplazó ese mismo día desde Murcia hasta Paiporta con la intención de encontrar a ambas jóvenes y de acabar con sus vidas, según consta en el relato del fiscal, quien solicita una pena de 34 años de internamiento en un centro psiquiátrico por un delito de asesinato y otro de asesinato intentado. El ministerio público considera que el hombre tiene un trastorno psicótico con ideas delirantes de perjuicio y místico-religiosas.

Una vez llegó al municipio, compró un cuchillo de cocina de 32 centímetros de longitud en un establecimiento comercial y se dirigió al bar que regentaban las jóvenes, ubicado en la calle Casota. Estuvo haciendo tiempo en diversos locales hasta las 23.30 horas, momento en el que salieron.

El acusado se escondió detrás de una furgoneta aparcada junto al vehículo de la joven fallecida, a unos 50 metros del local. El hombre les sorprendió y dio varias puñaladas a una de las jóvenes, Susana. Ante esta actuación, su amiga, Carolina, salió corriendo despavorida y fue alcanzada por el hombre a la altura del Café Samsara, donde le dio varias puñaladas por la espalda que acabaron con su vida escasos minutos después. Posteriormente, el hombre huyó.

Susana sobrevivió al incidente a pesar de presentar varias lesiones que afectaron a un órgano vital (pulmones/diafragma). Tiene diversas cicatrices, molestias de toracotomia y pérdida de peso que no ha recuperado. También presenta estrés postraumático que requiere de terapia psicofarmacológica.

En el momento actual, Susana continúa evitando los lugares que pueden motivar el recuerdo del trauma, aunque ha conseguido establecer una rutina diaria realizando actividades, pero siempre acompañada por alguien.

El acusado, según consta en el relato fiscal, padece un trastorno psicótico con ideas delirantes de perjuicio y místico-religiosas, y en relación con los hechos que se le atribuyen, se aprecia una afectación completa de las bases psicobiológicas de su imputabilidad. Reúne criterios de peligrosidad elevada, ya que mantiene irreductibles sus convicciones delirantes e, incluso, es posible que considere que su misión está inacabada, lo que pondría en situación de riesgo a Susana, la superviviente.

Las jóvenes habían tenido problemas con el acusado con anterioridad a estos hechos, ya que durante el año 2008 había frecuentado el bar que regentaban, se había metido con ellas y las había increpado. Esto les obligó a solicitar en al menos tres ocasiones la presencia de la Policía Local de Paiporta quien, tras identificarle, le invitaban a abandonar el local. En fecha 3 de abril, el acusado denunció a las dueñas del café porque decía que le habían tirado algo en la bebida y que desde entonces se encontraba nervioso, según el relato.

Por todo, el Ministerio Fiscal pide para el hombre una pena de 34 años de internamiento en un centro psiquiátrico por un delito de asesinato y otro de asesinato en grado de tentativa, y que indemnice con 200.000 euros a los padres de Carolina y con casi 270.000 euros a Susana por las secuelas y lesiones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here