Cientos de paterneros desafían al sol para saludar en persona a los Príncipes de Asturias

0
71

El ambiente en la inauguración del monolito que conmemora el Centenario de la Aviación en España no ha desmerecido a los Reales invitados que han pisado hoy la rotonda en la que ha quedado ubicado el avión Mirage F1 y la leyenda que recordarán este hito. Cientos de paterneros, desafiando las altas temperaturas y la escasez de espacios sombreados en la ubicación escogida, han arropado a los Príncipes de Asturias en su corta visita al municipio.
Equipados con gorras, abanicos, sombrillas y paraguas, los admiradores de Felipe y Letizia han podido aguantar la larga espera para tocar durante unos segundos a Sus Altezas Reales. Espera que se ha hecho más llevadera gracias a Protección Civil de Paterna que ha repartido agua fresca entre todos los asistentes.

La corporación local, casi al completo, con el alcalde, Lorenzo Agustí, a la cabeza, ha recibido a los Príncipes de Asturias en la misma rotonda, formando en una multicolor fila para saludar, protocolariamente, a los invitados. Cumplidas las formalidades y declinado el breve discurso de Agustí, don Felipe ha descubierto el monolito entre aplausos y gritos de ‘¡Guapo, guapo!’, ahogados por el ruido de los motores de dos Mirage F1 Ala 14 que han realizado una pasada aérea de Honor, organizada por el Ejército del Aire.

Agustí no ha dejado escapar la ocasión para promocionar la Cordà, en el año que se enfrenta a la dura normativa europea sobre pirotecnia, haciendo entrega a los Príncipes de una figura de un coheter dispuesto a encender la mecha. Tras una breve explicación sobre los objetos voladores que ocupaban la rotonda, el Mirage F1 y un Bleriot XI, monoplano que se hizo popular en la década de 1910 al protagonizar algunos de los primeros vuelos en España, Felipe y Letizia han vuelto a subir al coche oficial para abandonar la rotonda, Paterna y Valencia, al menos, hasta la próxima visita.

Poco más de un cuarto de hora ha durado su estancia en Paterna aunque ha sido suficiente para emocionar a los cientos de vecinos que esperaban estrecharles las manos, un guiño, una mirada o una sonrisa de Sus Altezas. Pasado el torbellino ‘Real’, con su organizado, protocolario y numeroso equipo humano adjunto, la sensación en los paterneros era unánime: “¡Letizia está muy delgada!”.© Celia Dubal/Hortanoticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here