Catarsis de los sentidos en torno al vino

0
173

Dicen que un buen vino, acompañado de grandes amigos, se convierte en un vino excelente. Y qué mejor lugar para ello que una cata para compartir la inquietud por los caldos de las uvas, al tiempo que se aprende a desentrañar los secretos de cada variedad vinícola, la procedencia de las uvas o los conceptos básicos para describir un vino.
Así, desde hace dos años y medio en Punt de Gust, una tienda gourmet ubicada en Burjassot, se acerca a los paladares más inquietos a poder descubrir los secretos de la buena cocina con cursos, degustaciones, charlas u otros placeres relacionados con la gastronomía. Precisamente, las catas tienen un lugar preferencial en la agenda de este coqueto establecimiento de la localidad de l’Horta Nord, si bien su lema es reunir, ”en un espacio común, proyectos, ideas y sensazciones para producir el placer de los sentidos”.

Marisa Pinilla es la propietaria de este negocio y relata que las catas tienen una gran aceptación entre sus clientes y conocidos. “El perfil de la gente que viene a las catas es muy variopinto. Vienen de todas las edades”. Pese a ser grupo de quince o veinte personas que muchas veces no se conocen, Marisa explica con alborozo, que los asistentes a estos evento, ”se relajan degustando los vinos y recibiendo las explicaciones del enólogo. Es muy bonito comprobar como el vino une a la gente”, Apostilla. Por último, la propietaria concluye que debido al creciente interés por aprender a conocer los secretos del vino, las catas en Punt de Gust se realizan, ”dos veces al mes, aunque ha habido algunos meses que hemos realizado hasta tres o cuatro”.

Hoy el grupo asistente a la cata es exigente, puesto que está formado en su mayoría por periodistas. Aunque suelen ser grupos más heterogéneos los que asisten a estas degustaciones, esta tarde en Punt de Gust se dan cita una decena de profesionales de la información que además de relajarse, quieren aprender a descifrar el vino de las bodegas Lagar d’Amprius.

Pedro Casas, el responsable de las bodegas y enólogo tiene ante sí un auditorio muy atento y sobre todo preguntón. “Normalmente me encuentro con todo tipo de gente, desde unos asistentes muy avezados a un público más novel que viene por primera vez a una cata”, destaca. En cuanto a la circunstancia de tener a un puñado de profesionales de la información Casas reconoce que la gente, por norma general, “pregunta menos, porque tiene más miedo escénico que este grupo en el que sois todos periodistas”, resalta.

Una bonita experiencia
Vicent Sempere es periodista y presentador de deportes de Canal 9 y confiesa, sin ningún tapujo, que es novato en estas lides. ”Es la segunda vez que vengo a una cata y cada vez me gusta más. No soy avezado en el mundo del vino, pero esta vez he aprendido más porque, sobre todo, estoy más receptivo”, destaca. A su lado, Carlos Domingo, también periodista presentador en La Mega Radio Y Radio Esport, asiente con la cabeza mientras escucha las palabras que dice su colega, aunque matiza que, también en su segunda vez, “está disfrutando más de la experiencia”.

Domingo habla de la importancia que tiene la cultura del vino para él. “Es bonito ampliar los conocimientos de cultura general. Poco a poco controlas un poquito más, no es como la primera que vienes más a ciegas”, puntualiza.

Vicent Sempere relata como la primera vez que acudió a una cata le marcó, “la diferencia entre los diferentes vinos, con más o menos barrica, más añejos, más jóvenes, pero sobre todo que el mundo del vino también se rige por modas. Aunque para mí la gran conclusión es que un vino, sea joven, crianza o reserva, es que te guste o no”. A Domingo, sin embargo, estas catas le han servido para aprender a conocer, “la diferencia entre los vinos, sus maridajes. Con con qué acompañarlos bien con carnes, pescados. Creo que el maridaje es muy importante para saborear mejor, no solo del vino, sino también de la comida”, resalta.

Los dos comparten curiosidad por el mundo del vino. Los dos quieren seguir aprendiendo del complejo y apasionante mundo vinícola. Tanto Sempere como Domingo se sienten fascinados por desentrañar los secretos de cada caldo, de cada uva, de cada bodega, por eso los dos afirman sin dudar que asistirán a más eventos de este tipo: “Repetiré seguro-, esboza con una gran sonrisa-. Y espero que el vino que hemos catado hoy se consolide en el mercado”, concluye Sempere. Carlos Domingo también repetirá experiencia porque estas primeras catas, “han generado un interés en mi por el mundo del vino que quiero seguir ampliando”.

En definitiva las catas compartidas con buenos amigos son, -tal y como define el Diccionario de la Real Academia-catarsis… Las catas son en definitiva, “Purificación, liberación o transformación interior suscitados por una experiencia vital profunda”© Francisco Estellés // Hortanoticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here