Catarroja recupera los juegos tradicionales en un proyecto de 1 millón de euros que empleará a 30 jóvenes

0
75

Ver a los pequeños jugando al ‘sambori’, a ‘les birles’ o al ‘llançamet al set i mig’ ya no es tan habitual como antes. El Ayuntamiento de Catarroja se ha propuesto devolver a sus vecinos la posibilidad de practicar estos entretenimientos en los parques públicos del municipio y poder enseñar a los más pequeños los juegos típicos de hace unos años. Para lograrlo, se invertirá un total de un millón de euros y se dará empleo a 30 jóvenes.
Las calles de los pueblos eran antes el escenario idóneo para estos juegos tradicionales valencianos, aunque hoy en día resulta difícil imaginar a los más pequeños jugando en plena calle. Por eso, el Consistorio que dirige Francisco Chirivella se ha propuesto recuperar muchos de esos juegos tradicionales y habilitar espacios públicos donde los pequeños puedan pasar sus ratos de ocio con este tipo de actividades.

Con este objetivo, el Ayuntamiento ha solicitado una nueva edición de la escuela taller que dará empleo a 30 jóvenes menores de 25 años del municipio, que tendrá como misión crear estos espacios destinados a juegos tradicionales en los parques del municipio. En concreto, los alumnos de esta escuela taller realizarán dos actuaciones en el parque de Paluzié y en el parque de les Barraques, así como una actuación de mejora en este último parque.

En este proyecto, con el que se quieren dar a conocer los juegos tradicionales de la Comunitat Valenciana, participarán 30 alumnos agrupados en las especialidades de construcción, jardinería y soldadura de estructuras metálicas ligeras y pesadas.

La cantidad total para la realización de este taller asciende a 1.058.000 euros. Para hacer frente al gasto, el Consistorio ha solicitado, a través de la Concejalía de Desarrollo Local, una subvención a la Conselleria de Economía de 846.300 euros, mientras que el Consistorio destinará otros 211.600 euros.

Además, el Ayuntamiento de Catarroja aporta para el proyecto bienes materiales amortizables correspondientes a anteriores proyectos de la escuela valorados en 95.000 euros, con lo que la aportación municipal a la escuela taller ‘Jocs Tradicionals’, asciende a 306.000 euros.

Durante la duración del taller, los contratos de aprendizaje de los alumnos-trabajadores estarán subvencionados al 100 %. El proyecto de ‘Jocs Tradicionals’ supondrá la sexta edición de la escuela taller, en funcionamiento desde 1995 en Catarroja. “Con estos talleres pretendemos facilitar la entrada en el mercado laboral, dándoles una buena formación, mientras colaboran en un proyecto novedoso destinado principalmente a los más pequeños de la población”, según explica la concejal delegada de la Escuela Taller, Soledad Ramón.

Estos programas son una de las más importantes apuestas del Ayuntamiento por fomentar el empleo entre los jóvenes, uno de los sectores más afectados por la actual crisis. De esta manera, la finalidad de estas escuelas taller es la inserción de jóvenes menores de 25 años, a través de su cualificación en alternancia con la práctica profesional en ocupaciones relacionadas con actuaciones de interés general.
“Las actuaciones que hacen los alumnos de la escuela permanecen en el municipio y eso es un orgullo tanto para ellos como para el ayuntamiento”, asegura la responsable de la Escuela Taller.

El programa de la Escuela Taller se desarrolla durante dos años en los que los jóvenes superan una primera fase de seis meses de formación teórico-práctica, para pasar a partir del séptimo mes a formalizar un contrato con el Ayuntamiento. En ese momento, los jóvenes se encargan, bajo la supervisión de los monitores de la Escuela, de realizar obras de mejora en diversos puntos de la localidad.

Un buen ejemplo son los trabajos realizados en la escuela para adultos EPA de Paluzié, el quiosco multifuncional del parque Paluzié y la creación de varios parques y su vallado o la rehabilitación del antiguo ayuntamiento, proyecto en el que están trabajando actualmente.
“Los alumnos de la escuela encuentran un oficio en el 90% de los casos, y es el propio Ayuntamiento quien ayuda a la inserción, poniendo en contacto a las empresas y a los jóvenes”, señala Soledad Ramón, quien destaca también el esfuerzo del Consistorio por “invertir en la juventud, lo que es garantía de futuro”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here