Lluna Arias asume el cargo de concejal y las competencias del futuro ex alcalde Jordi Sebastià

0
89

lluna-burjassotLa salida del aún alcalde de Burjassot, Jordi Sebastià, de su cargo y del consistorio tras su elección como europarlamentario supondrá una serie de cambios en el organigrama municipal que fueron ayer comunicados a los interesados.  El principal cambio es la entrada en el puesto de Sebastià de Lluna Arias.

La hasta ahora secretaria del alcalde asume las áreas que llevaba Sebastià: Oficina de Promoción del Valenciano, Oficina de Sostenibilidad y Espai Dona. El otro gran cambio es que Emili Altur, hasta ahora concejal de Hacienda y Promoción Económica, se quedará ahora con el área de Promoción Económica a las que sumará el área de Mercados que ostentaba hasta ahora Olga Camps.

Así lo anunció el propio Sebastià en un acto abierto de Compromís convocado para explicar a los vecinos del municipio su gestión desde la Alcaldía y desde las concejalías que ostentaban los dos concejales: Hacienda y Promoción Económica y Comercio, Emili Altur, y la Oficina de Promoción del Valenciano, la de Sostenibilidad y Espai Dona, el propio alcalde.

Altur explicó que, aunque Compromís seguirá en el Gobierno municipal y continuará con la gestión de la mayoría de estas áreas, era ahora, cuando el partido deja la Alcaldía y el área de Hacienda, el momento de hacer balance de lo conseguido y de lo que aún está pendiente.

Hacienda y Promoción Económica

El primero en hacer balance fue el propio Emili Altur quien arrancó la exposición hablando sobre el área de Hacienda. Al frente de esta Concejalía, según los datos aportados por el portavoz de Compromís, en tres años, el Ayuntamiento ha rebajado su deuda a largo plazo de 30 a 23 millones de euros.

Además, se ha reducido el endeudamiento de más del 110% de 2011 al 98% cuando finalice 2014, según los presupuestos aprobados hace unas semanas por el pleno. En ese sentido, también se ha conseguido rebajar el tiempo medio de pago a proveedores desde los 214 días que tardaba en pagar el Consistorio en 2011 hasta los 90 días que se demora el pago actualmente.

Por último, el concejal apuntó que se ha incrementado la capacidad de financiación del Ayuntamiento, es decir, que en estos tres años se han generado recursos propios que evitan tener que pedir financiación externa. Altur explicó que eso se ha conseguido reduciendo los gastos y manteniéndolos siempre en un nivel inferior al de los ingresos que también han bajado debido al incremento de la morosidad por la situación económica de muchas familias.

Respecto a su gestión al frente de la empresa pública CEMEF, Altur destacó el fomento de los programas de formación y la promoción de los servicios públicos así como la obtención del certificado de calidad, la firma del nuevo convenio colectivo y el mantenimiento de la plantilla. El concejal también enumeró hitos conseguidos desde la Delegación de Promoción Económica y Comercio entre las que destacó la implantación del ‘cheque modernización’ para la puesta a punto de los comercios, una iniciativa que ha sido valorada por la Generalitat quien ha invitado a técnicos de Burjassot a explicar la iniciativa en un encuentro con técnicos de otros municipios para que puedan aplicarla también.

Entre las actividades de dinamización comercial, Altur habló de la Ruta de la Tapa, la Noche Blanca o el Carrer d’ofertes, iniciativas que calificó de “todo un éxito” al igual que el traslado de la Feria del Comercio al Parque de la Granja.

Puntos negativos

Cuando Sebastià tomó el relevo en la exposición, se refirió también a las consecuciones desde sus áreas de gestión que, además de la Alcaldía, incluían la Oficina de Promoción del Valenciano, la de Sostenibilidad y Espai Dona. Habló de la creación del Consejo de Participación Ciudadana, de la lucha contra la violencia machista, de los cursos de valenciano gratuitos, de la Ruta Estellés o de los huertos sociales e hizo mención a algunas consecuciones importantes en el ámbito del Urbanismo y la movilidad sostenible como la creación de carril bici, de ciclo calles, el fomento de Burjabike o la aprobación del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (pendiente de aprobación definitiva en la Conselleria) en el que se consensuó con los demás grupos limitar el crecimiento poblacional a 41.000 habitantes y proteger toda la huerta del municipio.

El aún alcalde también recordó iniciativas positivas como el traslado de las mascletaes  a la plaza del Ayuntamiento, como se hacían hace unos años, que, además de resultar “más vistosas al ser un lugar cerrado” ha permitido reducir su coste a la mitad por las limitaciones de pólvora que impone la normativa a pesar de que el resultado es más espectacular. Por último, Sebastià destacó la puesta en marcha de las tarjetas para el comedor de verano. Se trata de una iniciativa social que permite a los niños de familias con necesidades económicas, seguir teniendo una comida completa al día también en los meses de verano.

Sin embargo, para evitar la estigmatización, desde el equipo de Gobierno se descartó la opción de abrir comedores sociales y se sustituyó por tarjetas de 60 euros por niño y mes para que las familias puedan gastarlos en los comercios de Burjassot y comer en casa con sus hijos. “No queremos asistencia, sino integración”, señaló Sebastià.

Concluida la enumeración de los aspectos positivos, el eurodiputado electo se refirió a los aspectos más negativos de su gestión y que tienen que ver con proyectos que no se han llevado a cabo, generalmente, por ser responsabilidad de la Generalitat. Así, habló del centro Ausiàs March que lleva dos años terminado pero que no se ha recepcionado aún al Ayuntamiento, del soterramiento de las vías, del nuevo San Juan de Ribera o de la instalación de paneles acústicos en la CV-35, o pista de Ademuz, para reducir el impacto sonoro del tráfico en los vecinos que viven en la zona.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here