Arrancan las obras de demolición del antiguo mercado para construir una moderna área comercial

0
96

La consellera de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente, Isabel Bonig, ha asegurado que el nuevo mercado municipal de Torrent “supone una oportunidad de crecimiento y mejora para la ciudad”. Así se ha expresado durante el acto de inicio de las obras del mercado municipal, donde ha estado acompañado por la alcaldesa de la localidad, María José Català.
La consellera ha destacado la importancia de estas obras cuyo objetivo es la demolición del mercado municipal actual y la construcción de uno nuevo situado en la plaza de Colón. La nueva construcción también albergará un área comercial y una gran sala comunal de usos múltiples.

“Con estas obras estamos modernizando las infraestructuras urbanas. Hoy estamos invirtiendo en futuro, mejorando el comercio de la ciudad y ampliando espacios para el disfrute de los ciudadanos”, ha asegurado la consellera.

En este sentido, ha comentado que se trata de “un nuevo concepto de mercado, en el que se aprovecha el tradicional, pero en el que se potenciarán otras líneas que lo convertirán en más atractivo, con el objetivo de atraer a más personas de Torrent y de su entorno”.

Esta obra, incluida en el Plan Confianza con un coste de 13.254.167 euros, es una de las de mayor prepuesto de todo el plan. “Estas inversiones son el reflejo de la apuesta del Consell por impulsar el crecimiento de la Comunitat en la difícil coyuntura económica que estamos viviendo”, ha declarado.

Por lo que respecta a Torrent, la Generalitat destina 15, 6 millones de euros repartidos en seis actuaciones, de los que 14, 49 corresponde ejecutar a la Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente.

Descripción de la obra

La nueva edificación se adaptará a la Propuesta de Ordenación de la Plaza, retrasando la línea de fachada del mercado hasta alinearla a las edificaciones colindantes, procurando una distancia mayor con la torre medieval, que recupera así su protagonismo.

El edificio contará con tres plantas sobre rasante y dos sótanos. Atendiendo a la forma de la parcela y a la prevista peatonalización de la calle Cervantes, el vestíbulo del edificio se dispondrá paralelamente a esta calle. Desde este se dará acceso a cada nivel.

La construcción contará con dos ascensores, una escalera principal y unas escaleras mecánicas que vinculan las plantas en sentido ascendente. En la zona de carga y descarga de la calle Baviera se incluirán dos montacargas que conectarán todos los niveles.

La planta baja, de cinco metros de altura libre, contará con cuatro accesos. El vestíbulo girará en L para abrazar dos lados del mercado a través de una zona de cafetería frente a la plaza. De esta manera se consigue que mientras el mercado esté abierto el vestíbulo de planta baja se ponga al servicio del mismo como una calle más, que ayude a entender su funcionamiento interno.

El mercado prevé 17 puestos que cubren todas las necesidades de un mercado de esta naturaleza con puestos de carnicería, hortalizas, pescadería, flores, congelados, alimentación variada y una cafetería.

En el sótano 1 está prevista la disposición de una zona comercial de más de 1.000 metros cuadrados de superficie. En el sótano 2 se situarán los almacenes, obradores e instalaciones, además de una zona de aparcamiento de vehículos privados.

En la primera planta se propone un área comercial que incluye un restaurante de amplias dimensiones volcado hacia la plaza. Además, en esta planta está prevista una sala cívica multiuso diáfana y una amplia terraza cubierta también dirigida hacia la plaza.

El edificio, en general, presentará la mayor parte de su superficie acristalada en la fachada oeste (hacia la plaza) y sur (hacia calle Cervantes).

Previamente al inicio de la demolición del edificio actual, se ha realizado la instalación de un edificio provisional para su uso como mercado hasta la finalización de las obras del nuevo edificio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here