Apoteósica despedida de Izal hasta 2018

0
118

Teloneados por los valencianos Respuesta de Modelo Polar, que les acompañará a lo largo de esta mini gira, Izal brindó la pasada noche del sábado al público valenciano la última oportunidad para despedirse de la banda y escucharles en directo hasta 2018. El grupo ha decidido tomarse un merecido descanso tras el cual se encerrarán en el estudio a componer nuevos temas de lo que será su cuarto trabajo. Tiempo que sin duda se eternizará para los fans, que tendrán que esperar una temporada para disfrutar de nuevo de sus espectaculares directos en giras y festivales.

  En una Fuente de San Luis llena hasta la bandera, más de seis mil personas y el cartel de “no hay entradas” colgado desde el día anterior, la banda afincada en Madrid deleitó una vez más con un directo muy cuidado en el que para la ocasión contó con nuevos arreglos, giros musicales de los temas más conocidos y una nueva escenografía. Incluso regalaron a los asistentes un tema inédito que formará parte del próximo disco, con una reacción muy positiva del público. Dos horas de concierto que dieron para más de veinte temas, muchas sorpresas y un final apoteósico lleno de luces, confeti y serpentina.

Mikel agradeció una y otra vez el cariño y el afecto del público a lo largo de estos siete años, con un recuerdo especial a los inicios en los que tocaron en pequeñas salas de la capital del Turia como la Matisse o la Wah Wah. Por su parte Alejandro Jordá, batería valenciano del grupo que jugaba en casa, rompío por unos minutos el tradicional silencio discursivo de los baterías para dedicar el concierto a familiares y amigos.

Otro de los momentos más mágicos de la noche se vivió durante la salida de la banda del escenario antes de los clásicos bises. Durante la corta espera el público de la Fonteta coreó de manera espontánea y al unísono el estribillo de Copacabana, lo que consiguió poner la piel de gallina a Mikel, que a lo largo de la noche se soltó con alguna que otra palabra en valenciano, y que le llevó a afirmar que todo lo que estaba ocurriendo era “mel de romer”.

Antes de cerrar una gran noche, reconocimiento al trabajo de todo el equipo técnico y artístico, enfocados “a traición” por el propio Mikel con una cámara y proyectados en las enormes pantallas del escenario, y la ya tradicional foto del grupo abrazados con el público de fondo. Próxima parada, 28 de enero en Granada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here