Aplazan de nuevo el juicio por el incendio en la residencia de Massamagrell

0
142

El juicio previsto para hoy contra los responsables de una residencia de la tercera edad de Massamagrell por el incendio que en marzo de 2006 costó la vida a cinco internos se ha aplazado por segunda vez hasta nuevo señalamiento del juez.
La vista oral ha quedado suspendida debido a que una de las partes ha solicitado “añadir el seguro de una persona, que no estaba”, según han informado fuentes del juzgado de lo Penal número 12 de Valencia.

La actuación ha sido devuelta al juzgado de Instrucción número 3 de Massamagrell, que instruye el caso y que, una vez resuelva la petición, volverá a solicitar la apertura del juicio oral al juzgado competente, según las fuentes.

El juicio estaba previsto para el pasado 30 de enero pero se suspendió por la muerte de uno de los particulares que forman parte de la acusación, lo que llevó a su abogado a tener que localizar a sus herederos y certificar si querían participar en el proceso, y porque otro de los letrados tenía otra vista el mismo día.

El Ministerio Fiscal pide siete años y medio de prisión (un año y medio por cada muerte) para el propietario de la residencia y su hijo -administrador del centro y director en funciones cuando se produjo el incendio- así como para el director y un médico del centro, a los que imputa cinco delitos de homicidio por imprudencia.

Además solicita que paguen una multa de 120.000 euros de indemnización a los familiares de cada uno de los fallecidos.

Los hechos sucedieron el 28 de marzo de 2006, cuando una mujer de 50 años y cuatro hombres, de 80, 65, 50 y 30 años, todos ellos con problemas de movilidad causados por disfunciones cerebrales, murieron en el incendio declarado en la residencia San Lorenzo de Brindis, ubicada en el término municipal de Massamagrell.

Según el escrito del fiscal, los acusados acordaron que, cuando los internos estuvieran solos en la enfermería “debía cerrarse con llave la puerta” de esta habitación, lo que provocó que el día del incendio estas cinco personas, encerradas, no pudieran salir de ese departamento y murieran asfixiadas.

Uno de los internos encerrados, el más joven, tuvo aquella tarde una “actitud violenta” y fue sedado por el médico y atado a la cama con correas ajustadas a las muñecas y a los tobillos.

Sobre las 19.20 horas, el enfermo logró desplazar la cama y coger el cable del compresor de aire conectado al colchón, y debido a una “anomalía eléctrica” se produjo un sobrecalentamiento del mismo que quemó las sábanas y originó el incendio.

En el incendio fallecieron el interno que pudo causar el incendio, una mujer con “deterioro intelectual”, un hombre con parálisis cerebral, otro con oligofrenia epilépsica y un anciano encamado de larga duración.

Los enfermos “se encontraban en la enfermería sin vigilancia alguna y con la puerta de la misma cerrada con llave”, argumenta el fiscal, quien añade que los acusados sabían que nadie controlaba a los internos cuando se les dejaba encerrados en esta habitación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here