Alboraya presenta al Ministerio un plan alternativo porque la deuda no le permitirá cumplir con las directrices del Plan de Ajuste

0
22

Alboraya ha presentado un plan de viabilidad acorde a los requerimientos del Decreto y otro según la realidad económica del municipio ya que si aplica únicamente las directrices del Gobierno central en el llamado Plan de Ajuste, le resultará imposible poder asumir los plazos de pago que marca la nueva ley a partir del 2014.
Según explican desde el Consistorio, esto se debe, sobre todo, a que Alboraya deberá sumar al nuevo plan las cargas derivadas del anterior Decreto de 2009 al que se acogió el Consistorio para el pago a proveedores, por un montante de 4 millones de euros.

Así pues, el equipo de Gobierno se ha visto en la obligación de presentar un plan de ajuste alternativo con el que podría hacer frente a los pagos cumpliendo con garantías con los servicios que debe prestar el Ayuntamiento (pago a trabajadores, prestación de servicios mínimos, luz, agua, alquileres, vencimientos de intereses con entidades bancarias…).

La concejal de Hacienda, Mamen Peris, ha señalado que “con las obligaciones de pago que estamos soportando en este concepto del anterior decreto de 4 millones de euros, más los 25, 5 millones que tenemos que pagar ahora con la nueva ley, además de los más de 30 millones de euros que no han sido incluidos como facturas a proveedores porque son facturas que se deben a administraciones o entidades públicas como el EMTRE o FGV, es imposible cumplir un plan de viabilidad según el nuevo decreto porque no contempla el grado de endeudamiento real de este municipio, que en este caso es excesivo al ser, con diferencia, el más elevado de la Comunitat Valenciana por habitante”.

El equipo de Gobierno, para poder aprobar el presupuesto de 2012, ya hizo los ajustes necesarios, en la línea de los que ahora se exigen, tanto en personal, como en eliminación de duplicidades en algunos servicios, subida de impuestos y tasas, ajustes a la baja de las contratas de servicios (recogida de basuras, limpieza, etc.) medidas de ahorro energético, previsión de reagrupación de servicios y cierre de edificios, etc.

Por otra parte, Alboraya posee bienes inmuebles patrimoniales y posibilidad de desarrollo de programas de actuación urbanística susceptibles de generar ingresos añadidos, pero dada la actual coyuntura de paralización del mercado inmobiliario, la Corporación no los ha incluido como medidas a considerar para argumentar un plan de ajuste positivo aunque el equipo de Gobierno asegura que, “si se dieran en un futuro esos ingresos sin duda servirían para reducir las cargas financieras”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here