Agustí: “Ikea ha roto las negociaciones porque quiere seguir subastándose al mejor postor”

0
48

El alcalde de Paterna, Lorenzo Agustí, ha justificado la rotura de las negociaciones con la multinacional Ikea porque, a su parecer, la empresa sueca “quiere seguir subastándose” al mejor postor. Para Agustí, su implantación en Paterna ya tenía un coste muy aproximado y ahora la mercantil está buscando donde puede conseguirlo más barato.
Visiblemente decepcionado por el devenir de los acontecimientos y molesto por los casi dos años de trabajo en vano que ha hecho el Ayuntamiento, el primer edil paternero ha explicado en rueda de prensa las circunstancias que el pasado viernes propiciaron la rotura de las negociaciones que, ha insistido, fue una decisión de la propia Ikea pues fueron sus representantes en la reunión quienes se levantaron de la mesa.

El encuentro apenas duró diez minutos lo que desde el Consistorio se ha interpretado como una voluntad clara e inicial de la empresa por romper las negociaciones con Paterna. Aunque la reunión pretendía abordar temas como la toma en consideración de algunas de las alegaciones presentadas por vecinos y municipios colindantes y la negativa del Ayuntamiento a pagar un posible sobrecoste de los accesos, ninguno de los dos temas llegó a ponerse sobre la mesa.

Cuando el Ayuntamiento informó de que había ampliado el plazo de presentación de ofertas para escoger al socio privado que formaría parte de la empresa mixta encargada, entre otras cuestiones, de realizar los accesos a la zona donde se iba a implantar Ikea, los representantes de la multinacional alegaron que no iban a aceptar ese aplazamiento y abandonaron la reunión.

“La sensación que nos dejaron es que buscaban cualquier excusa para romper las relaciones”, ha señalado Agustí, quien ha explicado que el aplazamiento de tres meses no iba a ralentizar el proyecto porque durante ese tiempo podrían realizarse muchos otros trámites necesarios para la llegada de Ikea.

En una multitudinaria comparecencia pública, el alcalde se ha mostrado convencido de que el principal problema es que en Paterna, el siguiente paso, era empezar “y la empresa no parece estar por la labor de comenzar a invertir”. Posibles problemas financieros de la empresa que le impiden empezar la obra y la búsqueda de un emplazamiento más barato han sido los argumentos esgrimidos por Agustí para intentar justificar la rotura de las negociaciones que, “en ningún caso, han sido responsabilidad del Ayuntamiento”.

“Estoy convencido de que la empresa ha negociado paralelamente con otros municipios y sigue buscando el lugar que le salga más barato”, ha considerado el primer edil que, por otra parte, ha asegurado que hoy por hoy es imposible retomar el proyecto aunque ha insistido en que las puertas del Ayuntamiento “siguen estando abiertas”.

Desacuerdo por los accesos

Aunque no le dieron la opción a debatirlo, el Consistorio había solicitado la reunión con Ikea, entre otras cuestiones, por una alegación que la empresa presentó al convenio inicial aprovechando el periodo de exposición pública en el que apuntaban que podrían exigir los accesos que consideraran necesarios aunque el máximo que pagarían era 34 millones de euros y que, el resto, debería asumirlo el Ayuntamiento.

La alegación iba acompañada por un plano propuesta de las infraestructuras necesarias para mejorar los accesos. Según Agustí, con el plano en la mano quedaba claro que esa propuesta supondría una inversión muy superior a los 34 millones de euros y el Consistorio no estaba dispuesto a hipotecarse para pagar unos accesos que beneficiarían a una empresa privada. “Ya dije que Ikea no vendría a cualquier precio”, ha recordado Agustí.

Defensa del proyecto

El alcalde ha insistido en su disposición y la del Consistorio a la llegada de la multinacional por el impulso económico que generaría y por los 2.000 puestos de trabajo directos e indirectos previstos por la multinacional. En ese sentido, ha añadido que deberá ser la empresa quien explique a los ciudadanos “porque ya no se van a crear esos 2.000 empleos”.

Preguntado por la posible relación de la rotura de negociaciones con el precio que los actuales propietarios de la parcela exigían a Ikea, Agustí ha señalado que el Ayuntamiento no gestionaba la compra de los terrenos, tan sólo hacía una labor de trámite aunque asegura que todos los propietarios estaban de acuerdo con la venta a la empresa.

En ese sentido, ha explicado que los dueños actuales de los terrenos son cuatro o cinco mayoritarios y varios minoritarios y que pertenecen a diferentes familias en respuesta a ciertas informaciones publicadas en algunos medios sobre la afinidad al PP de una familia que poseía, al parecer, la mayor parte de los terrenos. © Celia Dubal/Hortanoticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here