Ada Colau y las Fuerzas Armadas

El otro día nos enteramos no sin cierta sorpresa, del desagradable incidente protagonizado por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, con un par de coroneles del ejército, que se encontraban representado como todos los años a las Fuerzas Armadas, en un acto público sobre materia educativa en dependencias municipales. Incidente provocado por la señora alcaldesa, porque por lo visto le incomodaba la presencia militar en un espacio civil, según ella y los apóstoles de su “peña”

Yo sinceramente entiendo menos a estos “Podemitas”, o como quieran llamarse en Barcelona, cada día mas empeñados en subvertir o darle “caña” a todo aquello que huele a Sistema o Constitución. Sin detenerse a pensar, siquiera por un momento, lo que puede seguir siendo válido o no en el actual Sistema.

Somos muchos los que ahora peinando alguna que otra cana, los que a nuestros veinte años estuvimos en la vanguardia, como miembros activos, de aquella oposición democrática al fascistoide régimen franquista. Todo ello, para conseguir finalmente el nacimiento de nuestro actual Estado Democrático Social de Derecho, consagrado como artículo primero en esa Constitución garante de nuestras actuales plenas libertades. Esas mismas libertades que, gracias a nuestro trabajo, esfuerzo y, porque no decirlo, a jugarnos todos los días el bigote frente a aquella represión fascistoide, están disfrutando hoy estos chicos que total desconocedores de aquellos cuarenta años de dictadura y liberticidio franquista, se dedican ahora a dispararle políticamente, sin orden ni concierto, a todo los valores contenidos en nuestra merecida y luchada Constitución. Valores, entre los que se encuentran nuestras Fuerzas Armadas. Incluyendo igualmente y, por supuesto, a nuestros Cuerpos y Fuerzas de la Seguridad del Estado.

Yo no sé lo que actualmente le puede pasar por la cabeza a esta “reina del escrache”, sin oficio, ni profesión, ni formación académica conocida, a no ser las subvenciones y “mamandurrias” percibidas como titular o representante de las varias ONGs u organizaciones sociales donde siempre ha estado metida y mangoneando, pero lo que está claro es que el cargo de alcaldesa o primera edila de una ciudad como Barcelona, le empieza a venir grande. Yo diría, que como ese vestido seminuevo y aprovechable heredado de la tía fallecida gorda y oronda. Y es que ya se sabe, como decía el premio Nobel José Saramago, “No hay cosa peor que ponerle a un tonto una gorra de plato para que al final se crea un general”.

Yo creo que estos chicos, una vez leído simplemente por encima que los militares de Franco acabaron con la República, sin encomendarse a Dios ni al Diablo, hayan señalado como uno de sus objetivos principales a batir, a todo aquello que pinte de color caqui. Pero eso sí, sin tener en cuenta por un momento a todos a aquellos militares profesionales que vistiendo igualmente el color caqui de sus uniformes, defendieron con honor y valentía todo aquello que representaba la defensa de la Constitución republicana, la Democracia y las libertades de nuestro pueblo, llamado por aquel entonces, si no recuerdo mal, igualmente España. He ahí los ejemplos del general Miaja, del jefe del Estado Mayor Rojo, del jefe de la Aviación Republicana, el aristócrata riojano Ignacio Hidalgo de Cisneros, y tantos y tantos otros profesionales del ejército republicano que defendieron el orden constitucional establecido en aquellos momentos, con valor, honor y gallardía.

Yo le recordaría a Adita Colau, las palabras de mi admirado compañero de profesión, Arturo Pérez-Reverte: “Quedémonos sin soldados, que suena facha, e invirtamos a partir de ahora en besos con lengua. Verán lo que nos reiremos todos cuando vengan los del Kalashnikov”. A lo que yo añadiría: “ y los de los cuchillos tocineros de rebanar los pescuezos del infiel, de los del ISIS y Cia”.

No señora Colau, respetando como no podría ser de otra manera a los miles de votantes que representa usted democráticamente, eso sí por ahora, hasta que la conozcan a usted más a fondo, simplemente le diré desde ese mismo derecho que me asiste democráticamente como a usted que:

Yo estoy muy orgulloso de las Fuerzas Armadas de mi país, llamado hasta que no se demuestre lo contrario, España.

Yo me siento igualmente querido y respetado como español, en todos aquellos países donde nuestros soldados vienen desempeñando con total dedicación y generosidad sus labores humanitarias, de asistencia, mediación y de Paz. Por lo que yo enviaría a la señora Colau, a que se diera una vueltecita por el Líbano, Irak, Afganistán o cualquiera de los países balcánicos o subsaharianos por donde han pasado nuestros soldados en misiones humanitarias. Simplemente, para que se diera cuenta del respeto, afecto y reconocimiento que se le tienen a nuestras tropas en dichos territorios. Países, donde al contrario de la señora Colau, sí que quieren mezclar el caqui militar español con la población civil.

Y es, por lo que por mucho que me exprimo el seso, aun no he llegado a comprender como un militar del prestigio personal y profesional como es el del actual capitán general retirado, José Julio Rodríguez, ex JEMAD, Jefe del Estado Mayor de la Defensa (Jefe de la Fuerzas Armadas), nombrado por el presidente Zapatero, y mano derecha de la ex ministra socialista Carmen Chacón, pueda justificar ni siquiera como militante de Podemos a la alcaldesa Colau, en su manifiesto, publico y cínico desprecio hacia esas mismas Fuerzas Armadas que el mando.

Yo como ciudadano civil y residente en el campo, aunque sea por puro egoísmo, me gustaría que la unidad de Emergencias del Ejercito (UME), así como el 43 Grupo de la Fuerzas Aéreas del Ejército del Aire, (hidroaviones de extinción de incendios) estuviesen cerquita de mi casa. A ser posible y de tener espacio, en el mismísimo jardín de la misma.

Yo me siento mucho más seguro, al ver que igualmente tengo un Ejército que, independientemente de atender a toda clase de emergencias, catástrofes, misiones humanitarias y de Paz etc, está constantemente las 24 horas pendiente de mi Seguridad como ciudadano libre, en un país libre como es España.

En definitiva, sin ningún complejo de que algún que otro “gilipollas” descerebrado me pueda tachar a estas alturas de “facha”, no tengo por más que expresar mi total reconocimiento y cariño a Mis Fuerzas Armadas que, con sueldos referenciales de autentica vergüenza en comparación con otros países de nuestro entorno, se juegan día a día el tipo por todos nosotros. Dicho lo cual, Yo si quiero al ejercito constitucional de la democracia y las libertades siempre a mi lado.

José Antonio Sorzano | @JoseSorzano | Periodista y abogado | Foro de Opinión Salvador de Madariaga


 
 
 

2 Responses to Ada Colau y las Fuerzas Armadas

  1. Luis 15 de marzo de 2016 en 13:28

    Me parece su artículo claro conciso y bien explicado solo me queda decirle que suscribo todo lo dicho por usted

    Responder
  2. samaruc 20 de marzo de 2016 en 18:27

    De un comentario hacen un mundo. No creo que Podemos quieran quitar el Ejército. Es más la idea era hacer José Julio Rodríguez, ex Jefe de la Fuerzas Armadas, ministro de Defensa. No crea que sea facha el pedir el mantenimiento del Ejército. Pero tampoco creo que sea un atentado contra el Estado pedir que no estén en el Salón de la Enseñanza de Barcelona, como se aprobó en un pleno municipal en Barcelona.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *